Argleton, la ciudad fantasma de Google

La ciudad que aparece en un mapa, en realidad no existe

Un anuncio de empleo en un comercio de la ciudad, una consulta solicitando un quiropráctico cercano al pueblo y hasta un llamamiento sobre un grupo de amigos que pregunta por unas buenas rutas de senderismo.

Estos son algunos ejemplos de las actividades comerciales y de ocio que se pueden encontrar en Argleton, en el condado de Lancashire. Además, si realizas una búsqueda en la aplicación Google Maps, solicitando saber donde se encuentra esta población, en seguida aparece una indicación sobre la ciudad y te la muestra en el mapa del gigante de Internet, además de indicar las actividades comerciales que puedes encontrar.

Todo esto sería de absoluta normalidad de no ser que Argleton, en realidad, no existe.

Todo comenzó, cuando Ray Bayfield, jefe de marketing corporativo de la universidad Edge Hill, se topó con que la ciudad de Argleton, estaba situada a muy pocas millas de su universidad. Intrigado por la novedad, nunca antes había oído hablar de esta localidad, pese a llevar toda la vida en Lancashire, Ray decidió ir a pie al punto donde Google Maps situaba Argleton. Cuando llegó al punto exacto que le indicaba el mapa, su decepción fue tremenda, ya que tan sólo estaba, en medio de la campiña inglesa.

En declaraciones para el diario británico Daily Telegraph, Ray Bayfield ha declarado que se “esperaba encontrar un universo alternativo, como Narnia, estaba realmente fascinado por encontrar una ciudad creada por Internete incluso había pensado en tener una existencia paralela en Argleton”

En seguida, tanto Goolge Maps como la empresa que suministra todo el material de mapas, la empresa alemana Tele Atlas, se pusieron manos a la obra para saber las razones que han provocado esta confusión. En declaraciones al Daily Telegraph, Tele Atlas ha explicado que “los errores como estos no son comunes y no podemos explicar como se han colado en nuestra base de datos”.Desde Goolge, un portavoz ha declarado al mismo diario, “aunque la mayoría de la información que proporcionamos es correcta, hay errores ocasionales”.

En realidad, la teoría que más peso tiene, es que Argleton fue añadida al mapa para rastrear con mayor eficiencia a compañías que copian los datos de los mapas, violando los derechos de copyright.

Algunas empresas utilizan Google Maps para sus negocios y lo detectan directamente como si fuera una ciudad real. Se adjudican actividades comerciales cercanas a la ciudad y por eso, puede que cuando realizas una búsqueda, aparezcan los datos comerciales de dichas empresas.

Lo que es realmente extraño, es que una empresa como Tele Atlas, diera por válido a una ciudad que en realidad, no es más que un extensa zona de pasto, en medio del campo británico.

Dicen que el fenómeno está provocando que gente visite la zona verde, como curiosidad de una ciudad fantasma. No sabemos lo que pasará o las razones reales de este descuido, pero lo que tenemos claro, es que esta noticia, es una gran forma de sacarle partido a un trozo de campo que nadie antes solicitaba ni conocía. Cosas de la red.

Más sobre: