Moira Cameron, la primera mujer Beffeater, sufre acoso laboral

La británica rompió una tradición masculina al entrar a formar parte del cuerpo de guardia de la torre de Londres

Su nombre es Moira Cameron, tiene 44 años y en el año 2007 hizo historia al convertirse en la primera mujer Befeeater, esto es, en la primera que entró a formar parte del cuerpo de guardias de la torre de Londres. Desde entonces, Moira ha vestido con orgullo el uniforme escarlata y dorado, pero en los últimos tiempos las cosas se han torcido. Ha denunciado acoso laboral por parte de sus compañeros, todos hombres, por lo que dos de ellos han sido suspendidos y un tercero está siendo sujeto d euna investigación, según informa la agencia EP.

El desagravio de Moira ha saltado a los medios de comunicación, y el diario británico The Sun, ha encontrado su uniforme pintarrajeado y notas inquietantes en su taquilla. Moira batió a cinco candidatos, todos masculinos, y consiguió su puesto como Beffeater, rompiendo una tradición de 524 años de historia de los también conocidos como Yeoman Wanders.
"Podemos confirmar que tres Yeoman Wanders están bajo investigación por la acusación de acoso; dos han sido suspendidos", ha informado la Torre de Londres en un comunicado, según recoge la agencia. Scotland Yard, por su parte, ha informado de que un hombre fue detenido en el último mes por haber manipulado presuntamente la página de Wikipedia que habla de Moira, con un tono brulón.

"Está muy enfadada, pero ha subrayado que el bullying y el acoso denunciados lo han llevado a cabo tan sólo una minoría”, contaba una fuente a The Sun. No obstante, Moira no se siente intimidada para continuar con su trabajo. “Ha sido una gran atracción para el turismo y está determinada a seguir adelante, no se irá tan sólo por un par de acosadores", recoge EP.
El cuerpo de los Beefeaters (bautizados así por la ración de carne que percibían diariamente como parte de su salario) fueron creados en 1485 como la guardia personal del rey Enrique VII. Desde entonces y hasta 2007, han sido siempre exclusivamente los hombres quienes han accedido al puesto, y para integrar en él es preciso contar con una serie de requisito: 22 años mínimos de servicio a las Fuerzas Armadas británicas, así como medallas al servicio y a la buena conducta.
Esta noticia pone de relevacia que romper moldes nunca es fácil, y Moira tuvo que superar numerosos prejuicios y dificultades por ser mujer. No obstante, su valía le hizo conseguir su sueño. Probablemente esta nueva piedra en el camino no le amilane para seguir recorriéndolo.

Más sobre: