¿Quieres un piso en la Luna?

La NASA prepara el lanzamiento de unas casa inflables para establecer una base permanente en la Luna

Con la crisis económica que atravesamos y la problemática de la vivienda, son dos de las principales características de nuestra sociedad actual. Los pisos son caros todavía, pero lo más complicado es encontrar un banco que financie nuestra hipoteca. ¿Será mejor comprarse una minipiso en la Luna? Pues quien sabe, pero pronto será una opción.

La NASA ha realizado los primeros modelos de unas casas para albergar a cuatro personas en la superficie lunar. No son casas tal y como las podemos concebir, son más como unos módulos inflables, que se pueden ir adosando unos con otros para formar un asentamiento más grande y permanente.

El prototipo se está comenzando a construir en estos momentos y se tendrá que probar en los próximos años, aunque parece que poco a poco se empieza a encaminar el futuro de la carrera espacial. Concretamente dependen bastante de la dirección que tome el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en materia aeroespacial. En la actualidad, la Estación Espacial Internacional (ISS) es el único asentamiento humano que hay fuera de la tierra, y no es más que una nave que orbita alrededor de la Tierra. En esta misión, que participan todos los gobiernos con intereses espaciales, el gobierno estadounidense ha ido perdiendo protagonismo, y el deseo de la administración Obama, es abandonar el proyecto y centrarse más a fondo en la vuelta del hombre a la luna.

Para el desarrollo y la construcción de este prototipo ‘hogareño espacial’, la NASA ha contratado al ingeniero y director del Instituto de Trajes Espaciales, Pablo de León. Bajo un presupuesto de cerca de un millón de euros, aportado por la NASA y por la Universidad de Dakota, si el prototipo funciona, se invertirá más dinero en desarrollar la opción de montar, la primera base humana permanente, fuera de la tierra.

De León, ha explicado que en un primer momento, el proyecto consistirá en ver si se puede vivir en la Luna. Simplemente es por una cuestión de cercanía y la idea sería establecerlo como base de cara a explorar otros planetas del sistema solar. Según explica de León, si tenemos un problema en el espacio, la luna está a tan sólo tres días de navegación de la tierra, sin embargo, un problema en Marte o en otro planeta del Sistema solar supondría, meses de navegación espacial y supondría un enorme peligro para la tripulación.

A partir de ahora, de León trabajará para desarrollar un prototipo de de sistema de exploración tripulada para volver a la Luna. Posteriormente deberán desarrollar los laboratorios de investigación y los propios habitats inflables, donde vivirán los astronautas. También trabajarán en el desarrollo de unos vehículos de exploración presurizados así como un mejor modelo de traje espacial para los hombres.

Parece que estamos más cerca que nunca de la Luna. Es curioso pensar que hace 40 años, los astronautas Armstrong y Aldrin pisaron por primera vez el suelo lunar, y que a día de hoy, no hayamos vuelto a tener avances en ese aspecto.

Si las casas funcionan, poco a poco iremos extendiendo nuestra investigación y posiblemente, nuestra manera de vivir.
El próximo viaje a la Luna de la NASA está anunciado para el 2020. Tenemos tiempo aunque esperemos que esta vez, pase menos entre misión y misión.

Más sobre: