Periodistas rusos contarán con una línea para denunciar amenazas

En un principio reclamaron la opción de llevar armas de fuego

La situación en la que tienen que trabajar algunos periodistas del mundo, no es ni mucho menos la apropiada para poder desempeñar sus funciones. En algunos países, la situación a veces llega a casos extremos, como es el caso de Cuba, donde hay numerosos periodistas encarcelados por su opinión o como en México, donde tan sólo este año, se han denunciado 208 amenazas y han muerto por causa violenta, ocho periodistas.

Una situación similar se vive en Rusia, donde los periodistas llevan años denunciando amenazas, intimidaciones o incluso se han ejecutado a algunos de ellos. Una situación que no sólo impide desempeñar tu trabajo, sino que además pone en riesgo la integridad física de los amenazados y de sus familias.

Para intentar paliar de alguna manera, la presión que ejercen sobre algunos medios de comunicación y sus periodistas estas amenazas, el ministerio de Comunicación ruso, ha anunciado la creación de una línea de atención, desde la que los periodistas podrán denunciar amenazas o ataques contra ellos.

Toda esta situación en Rusia, se acentuó por el asesinato de la periodista Anna Politkovskaya, en octubre del año 2006. Este asesinato conmocionó a la opinión pública, que conocedora de la postura de Politkovskaya frente al Kremlin, creó una situación de inseguridad y desamparo, dado que todas las miradas en el crimen apuntaban a Moscú, y más concretamente al mismísimo gobierno.

Durante el juicio por el asesinato de la periodista, los acusados fueron declarados inocentes por unanimidad del jurado. Entre ellos, se encontraban dos hermanos de origen checheno y un oficial del ministerio del interior.

La abogada de Politkovskaya, Karina Moskalenco, declaró al final del proceso judicial que esos tres hombres a quienes habían juzgado, no eran más que tres peones puestos ahí por parte de los verdaderos culpables, que en su opinión, era el mismísimo jefe del país.

A raíz de este caso, asociaciones de periodistas y medios de comunicación, comenzaron a reclamar a las autoridades, armas de fuego para poder protegerse. Una medida que no se ha terminado de determinar y que de momento, no verá la luz.

Por eso, quizás, la creación de esta línea de seguridad para poder denunciar amenazas sea una buena solución para detener o por lo menos reducir, las prácticas de quienes se atreven a amenazar a periodistas o de quienes no permiten que la libertad de expresión sea una realidad.

Más sobre: