Dos pilotos se olvidan de aterrizar un avión, en medio de una acalorada discusión

Despegó en San Diego y debía aterrizar en Minneapolis

Alguna vez nos ha pasado a todos. Estar en el autobús o en el metro, tener la cabeza puesta en otro sitio, mirar por la ventana y darnos cuenta, que nos teníamos que haber bajado en la parada anterior. Normalmente, la solución a este problema es muy sencilla y suele implicar por lo menos, cinco minutos de caminata.

El caso que nos llega desde Estados Unidos tiene algo parecido con esta situación aunque la solución no es tan sencilla como la anterior.

Un avión norteamericano, de la línea aérea Northwest, perdió el contacto con los controladores aéreos durante poco más de una hora de tiempo y se pasó en 241 kilómetros su destino.

Y es que este avión de pasajeros, que transportaba a 144 personas durante el suceso, no aterrizó tal y como tenía previsto en Minneapolis, ante el asombro de la tripulación y del pasaje.

El avión, un Airbus A320, partió de San Diego con destino a Minneapolis ayer y perdió el contacto de manera total con la torre de control del aeropuerto de destino, que no consiguió, pese al esfuerzo de los controladores, avisar a los pilotos hasta 241 kilómetros de retraso.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) informó que los dos pilotos alegaron que habían mantenido una acalorada discusión durante el transcurso del vuelo, y que por eso no han podido escuchar las alertas que desde el aeropuerto de Minneapolis hacían para comprobar que pasaba. Según los propios pilotos, la discusión estaba centrada en la política interna de la aerolínea.

Ante el asombro de los pasajeros, que se preguntaban si no deberían haber llegado ya a Minneapolis, los pilotos retomaron las conversaciones con la torre a las 21.15, una hora y quince minutos después de la última conexión. ¿Qué pensarían desde la torre, al ver que el vuelo se pasaba de ciudad y seguía rumbo, a 12.000 metros de altura?
Pues más que los de la torre, la pregunta estaba en la cabina de pasajeros.

La compañía Northwest, perteneciente a Delta Airlines, es la cuarta más grande de Estados Unidos y en este caso, propietaria del avión. Ya han iniciado una investigación para esclarecer las causas y si es verdad lo que dicen los pilotos. De momento los han suspendido de empleo y sueldo hasta que la investigación avance.

En el aeropuerto de St. Paul, en Minneapolis, se respiraba confusión entre los familiares y las autoridades. Nada más aterrizar, agentes de policía subieron al avión para comprobar que no hubiera un intento de secuestro ni nada por el estilo. Al mismo tiempo, el ministerio de defensa tenía varios aviones volando cerca del aparato durante el incidente, preparados para entrar en acción en cualquier momento.

Una vez investiguen las conversaciones de la cabina y los datos del vuelo, la NTSB estimará la sanción a los pilotos, de quienes piensan que también les pudo afectar el cansancio.

Lo que está claro es el susto que se debieron llevar los pasajeros, viendo el aeropuerto de Minneapolis pasar, a doce mil metros y sin ninguna intención de bajar. Veremos si el tema de discusión, realmente merecía la pena.

Más sobre: