Curiosas anécdotas en el mundo del deporte en torno a la Gripe A

Miramos con un guiño a las consecuencias que algunos deportistas están padeciendo por el virus H1N1 o para protegerse de él

Parece que la Gripe A ya está casi del todo controlada. La enorme fuerza con la que apareció y las consecuencias que provocó cuando comenzó a extenderse nos hicieron presagiar una pandemia que se recordaría siempre. Al final, después de los fármacos que han fabricado para combatirla y el aparente control que las autoridades sanitarias han logrado para que el H1N1 se frene, podemos mirar con un guiño las consecuencias que algunos deportistas están padeciendo por la gripe A o para protegerse de ella.

El baloncesto ha sido el primer deporte en hacer sonar las alarmas. Hasta el momento, son seis los jugadores del equipo Estudiantes que han tenido que pasar por el Sanatorio Francisco de Asís por un alta presunción con síndrome febril H1N1. Ya han evolucionado favorablemente, aunque esto no ha sido suficiente para evitar anécdotas divertidas como la de la afición del Estudiantes, que viajó a Valencia cargada de máscaras para respirar. El Estudiantes perdió el encuentro, aunque ha recuperado la salud.

El tenis ha sucumbido también al virus de la Gripe A. En el Master Series de Shanghai, en el encuentro celebrado entre el español Tommy Robredo y el francés Michael Llodrá, se vivió una situación bastante extraña tras finalizar el partido. El resultado, a favor del jugador español, ha colocado a Robredo en los octavos de final que los disputará contra Rafa Nadal, aunque por muy poco Robredo saludó a Llodrá tras el encuentro. Al parecer, el francés llevaba varios días con unas décimas de fiebre. Cuando el partido llegó a su fin, el francés advirtió al tenista español y al árbitro del partido sobre su estado y les proporcionó un líquido para desinfectarse, que no dudaron un segundo en aplicárselo, siendo también la anécdota del día de ayer del campeonato chino.

También han sucedido aspectos más que destacables en el mundo del fútbol. El futbolista mexicano Reynoso, que milita en las filas del equipo Chivas, disputaba un encuentro contra el equipo Everton de Chile. El escenario era la Copa de libertadores y el delantero mexicano no pudo contener su rabia y se dirigió al jugador del Everton, Sebastián Penco, para recriminarle por una falta provocada. Cual fue el estupor del jugador del equipo chileno cuando vio a Reynoso tosiendo y escupiendo, mientras amenazaba con pegarle el virus de la Gripe A.

Otro caso, aunque más de preventivo que de escandaloso, ha sido protagonizado por el seleccionador nacional italiano, Marcelo Lippi, quien quiere vacunar a todos sus jugadores contra la Gripe A dado que van a recorrer varios países afectados y el contagio es más que posible en eventos como los grandes partidos de fútbol. También vimos a Javier Aguirre ataviado con una mascarilla en una rueda de prensa tras un partido. Por si hubiese algo en el micro.

Y es que, también en el deporte, más vale prevenir que curar, ya que la Gripe A parece no querer dar tregua todavía.

Más sobre: