Detienen a un fugitivo de Estados Unidos gracias a Facebook

El detenido comentaba su día a día desde Cancún en su perfil de la red social

Las opciones que ofrecen las redes sociales se superan día a día. Si en un principio, nacieron como una inocente forma de intercomunicarse entre usuarios por todo el mundo, las redes sociales son un tesoro de información personal, que en determinados casos, puede ayudarnos a localizar a determinadas personas por todo el globo.

El último caso nos llega desde Cancún, donde las autoridades de Justicia norteamericanas con ayuda de la policía mexicana, han detenido a un hombre, de procedencia camerunés, por huir de Estados Unidos acusado de un delito de estafa y fraude bancario.

El acusado, Maxi Sopo, junto con un cómplice, obtuvieron de forma fraudulenta más de 200.000 mil dólares, cerca de 135.000 euros, que estafaron a bancos y cooperativas de crédito en la ciudad americana de Seattle. Tras ser investigado por el departamento de Justicia, Sopo decidió abandonar el país y desapareció de forma rápida, impidiendo a las autoridades seguir tras él.

Todo esto se hubiera quedado en el aire de no ser por la inapropiada actuación del acusado, quien desde su refugio de Cancún, comenzó a colgar en Facebook, todos los comentarios y sentimientos que desde esas playas de Cancún, experimentaba. Comentarios del tipo “recuerden que sólo estoy aquí para divertirme” o “la vida es muy simple realmente” eran los utilizados por Sopo, mientras gozaba de la libertad de un fugitivo internacional.

Fue por esta razón por la que el departamento de Justicia estadounidense pidió ayuda a México para que detuvieran a Maxi Sopo, dado que no sólo se había escapado del país sino que además alardeaba de lo cómodo que le resultaba a él vivir en Cancún y de las complicaciones que se hace la gente en su vida diaria.

El agente del servicio secreto, Seth Reeg, encontró en Facebook el perfil del acusado, quien lo tenía activado de forma privada, aunque no sus amigos, entre los que se encontraba uno, con antecedentes con el departamento de Justicia. Esta persona le contó al agente secreto, que conoció a Maxi Sopo cuado llegó a Cancún y que en más de una ocasión había estado con él en las discotecas de la ciudad mexicana. Finalmente, este contacto consiguió conocer el paradero del domicilio de Sopo y se procedió a su detención por la policía mexicana.

Ahora se podría enfrentar a una pena de más de 30 años de cárcel, no sólo por el dinero defraudado sino también por fugitivo.

Sopo y su cómplice se dedicaban a pedir préstamos a bancos y a cooperativas de crédito con el supuesto fin de comprar coches.

La próxima vez se pensará dos veces lo de comentar libremente en Internet sus hazañas y su extraordinario ritmo de vida.

Y es que Facebook parece no conocer fronteras en su uso. Es conocido el uso que determinadas autoridades emplean en Facebook para destapar delitos que se escapan a las evidencias. Policías en busca de menores consumiendo alcohol, localizando a participantes en manifestaciones o disturbios en videos de youtube o el rastreo de delincuentes que se dieron a la fuga, como el caso de Sopo.

Lo que está claro es que las redes sociales, no nos dejarán de sorprender.

Más sobre: