Una aseguradora niega cobertura a un bebé por sufrir obesidad

La opinión pública de Estados Unidos debate de nuevo el sistema sanitario

Un nuevo escándalo ha saltado a nivel nacional en Estados Unidos. Resulta que una aseguradora se negó a ofrecer cobertura médica a un bebé de cuatro meses por sufrir obesidad, aun estando sano. Esa fue la decisión inicial de Rocky Mountain Health Plans, que ha tenido que echar marcha atrás ante el daño de imagen que ha conllevado la polémica.

El niño se llama Alex y no presenta ningún problema físico concreto. El padre de la criatura, Bernie Lange, relató al periódico Denver Post su enojo: "Podría entender si pudiéramos controlar lo que está comiendo. Pero tiene 4 meses. Está mamando. No podemos ponerlo en la dieta Atkins o en una caminadora".

Según han contado los padres, Bernie y Kelli, el pequeño Alex nació con un peso normal, de 3,63 kg, pero en los primeros cuatro meses se multiplicó por dos, alimentándose solo de leche materna.

Según recoge la prensa internacional, la aseguradora argumentó que el bebé presenta sobrepeso y que por ello los reglamentos impedían prestarle cobertura. Por si fuera poco, este no ha sido el primer desagravio que han tenido los Lange: su aseguradora anterior les había aumentado la cuota en un 40 por ciento tras el nacimiento del pequeño Alex.

Unas críticas que no hacen mella en los orgullosos papás. Alex, de ojos azules y pelo rubio, es un auténtico tesoro a sus ojos: “Lo vemos saludable”.

Como era de esperar, la noticia ha reavivado el debate sobre el sistema sanitario de Estados Unidos, basado en atención privada en manos de aseguradoras y sin seguridad social. El tema en concreto es especialmente delicado, ya que la obesidad es uno de los mayores problemas de salud en el país. No obstante, todo eso aún queda muy lejos de la mente del pequeño Alex.

Más sobre: