Reduciendo CO2: cómo cuidar el medio ambiente sin cambiar de vida

Invertir en proyectos concretos de desarrollo de energías renovables está al alcance de cualquier ciudadano

Por la OCU
La temperatura media de la Tierra ha subido 0,6º en el siglo XX, especialmente en los últimos 25 años. Y se espera que en este siglo siga subiendo, si cabe, con mayor intensidad: entre 1º y 6º más. Las consecuencias ya las sentimos: veranos más prolongados, más secos y más calurosos, primaveras y otoños cortos, con lluvias torrenciales e inundaciones... Una realidad preocupante en los países desarrollados pero más dramática en los países en vías de desarrollo, dode los cultivos sn vitales para la supervivecia. El caso es que concemos la raíz del problema: básicamente, la concentración de gases de efecto invernadero; el más común de los cuales es el CO2.

A mayor riqueza, mayor contaminación
La mayoría de las emisiones de CO2 se generan en los países desarrollados. De hecho, mientras que un ciudadano europeo emite 11 toneladas de CO2 al año, un indio apenas emite 2. No deja de ser lógico, puesto que tenemos más coches, más industrias y nuestros hogares consumen mucha más energía que lo suyos. Nuestra responsabilidad es por lo tanto también mayor. Y así se establece en el protocolo de Kioto, mucho más exigente en la reducción de emisiones con los países más desarrollados.

Hoy por hoy está por ver el cumplimieno real de los objetivos del Protocolo de Kioto para 2012, pero mientras tanto han surgido iniciativas que han querido ir un poco más allá, intentando involucrar directamente a los ciudadanos, las organizaciones sociales y las empresas en la reducción particular de las emisiones de CO2. En este caso, de forma voluntaria y fuera del propio país.

Compensar en la India un vuelo a Nueva York
Una de las iniciativas más peculiares (y eficientes) es el ejemplo de compensar las emisiones generadas por un viaje de ida y vuelta a Nueva York. Hay compañías aéreas que ya proponen, directamente, una compensación económica.

¿Cómo hacerlo? Entrando en la página web del proveedor. Allí se comprueba que, por ejemplo, un vuelo Madrid-Nueva York genera 3,4 toneladas de CO2 por pasajero. Para compensarlas, una buena idea es elegir un proyecto eólico en la India. El proveedor (un intermediario) informa de que para compensar 3,4 toneladas de CO2 en el proyecto de la India debe invertir 34 euros (7 euros son los costes de gestión). El proveedor ofrece un certificado de reducción de CO2 como garantía.

Así de sencillo es posible reparar o, al menos, amortiguar, el daño que generamos al medio ambiente y, además, contribuir al desarrollo de las energías renovables en países en vías de desarrollo, convirtiéndolos en menos contaminantes y ayudando a generar puestos de trabajo.

Más sobre

Regístrate para comentar