Misterioso asesinato en la Universidad de Yale

Una estudiante de 24 años aparece muerta el día de su boda

La Universidad de Yale, en Connecticut, Estados Unidos, está viviendo unas jornadas especialmente dramáticas. El miedo, la inseguridad y la desconfianza se han apoderado de los estudiantes de una de las mejores universidades del mundo, integrada en la Agrupación Ivy League, y que vive, desde el pasado martes, una semana de auténtica incertidumbre.

La razón es que, cinco días después de su desaparición, la estudiante de un doctorado en Farmacología, Annie Le, de 24 años de edad, que debería haberse casado el pasado domingo con Jonathan Widawsky, estudiante de posgrado en física en la Universidad de Columbia, ha aparecido muerta. La policía encontró su cadáver emparedado en un muro del laboratorio de biología molecular de la propia universidad, trágicamente el mismo día en que iba a contraer matrimonio.

Al principio, la policía pensó que la joven podía haber desaparecido ya que la fecha de su boda estaba cerca, pero ahora están buscando al asesino y lo que es más, ya tienen un sospechoso. Se trataría, según se ha dicho, en el diario local New Haven Independent, de un técnico de laboratorio y el móvil podría ser pasional. La policía ha querido dejar claro que ni el novio de Annie Le ni los alumnos están en el punto de mira. Según ellos, el novio y la familia de Annie están con el ánimo “por los suelos”.

Igual están el resto de estudiantes de la universidad que tiemblan sólo de pensar que un asesino se esconde entre ellos. Como Muneeb Sultan, quien hablaba para el Washington Post, “el hecho que haya un asesino suelto por Yale me aterroriza. Me sorprende mucho que sucediera en un edificio que exige tarjetas de acceso para entrar”.

Unas imágenes tomadas por las cámaras de seguridad de uno de los edificios de Medicina del campus muestran a Annie Le el pasado martes por la tarde cuando entraba en él. Probablemente nunca salió ya que es la última imagen que se tiene de la joven y el laboratorio donde la han localizado está dentro de este edificio. Hay muchas dudas con respecto a las razones que pudieron llevar a alguien a asesinarla. Por un lado, para poder acceder al laboratorio hay que atravesar fuertes medidas de seguridad ya que hay que tener una tarjeta de acceso que sólo poseen algunos empleados de Yale.

Por otro lado, Annie Le publicó un artículo en el mes de febrero en la revista universitaria, que trataba sobre la seguridad en el Campus de New Heaven y en el que daba a los estudiantes de dicha universidad consejos útiles. Según relataba ella misma, “con un poco de sentido común, se podría evitar la aparición en las estadísticas por asesinato”. Sin embargo y tal y como ha declarado una de sus amigas a la CBS, ella no estaba preocupada en absoluto por su seguridad: “Si ella hubiera estado preocupada por eso, le habría dicho algo a alguien”.

El rector de la universidad, Richard C. Levin se ha dirigido a los estudiantes del centro enviándoles un mail en el que declaraba: “Nuestros corazones están con la familia, el prometido y los amigos de Annie Le”. Los profesores, estudiantes y compañeros de Annie Le están conmocionados y han comenzado a dejar flores en el edificio donde Le trabajaba. Algunos se han quedado la noche entera en vela, en señal de duelo por lo sucedido.

Más sobre: