Los ladrones del S. XXI usan las redes sociales como fuente de información

Un estudio de la aseguradora Legal & General revela el peligro de los perfiles y de los usuarios

Las redes sociales están revolucionando la vida cotidiana de las personas a pasos agigantados. Prácticamente todo el mundo que utiliza Internet, usa también una red social. Ya sea para informar sobre los planes que se han hecho, o sobre los que se van a hacer, Facebook, Tuenti oTwitter son las plataformas ideales para tener a todos tus contactos actualizados, sobre los aspectos más personales y profesionales de tu vida.

La gente suele colgar las fotos que se han hecho durante un determinado viaje o en una salida nocturna, se identifica a todo el mundo e incluso se dan detalles de donde estuvieron y que tomaron. Otros cuentan el próximo viaje que tienen entre manos o declaran abiertamente gustos, aficiones y hasta los detalles de determinadas relaciones sentimentales.

Generalmente, la discreción en la red va acorde con las edades de los usuarios. Cuanto más joven, menos importancia se da a determinados detalles que en algunos casos, pueden suponer un peligro de bastante riesgo.

Este riesgo aparece cuando por la red, como en la vida normal, te cruzas con alguien que no es tan inocente, ni tiene las intenciones de contarte que ha hecho sino más bien, que puede hacer con toda la información que tiene disponible de ti.

Un estudio de la aseguradora británica Legal & General ha disparado las alarmas sobre este problema en Internet y sobre lo que los usuarios cuelgan en sus redes sociales. Los resultados han sido alarmantes, ya que un 38 por ciento de los encuestados, reconocía haber informado en sus redes sociales toda la información referente a sus vacaciones, incluyendo las fechas y los sitios por los que se alojaban. Un 33 por ciento de los encuestados afirma que cuelga con toda normalidad, la vida que hacen durante los fines de semana y vacaciones.

Un representante de Legal & General ha revelado que cada vez, con más asiduidad, están apareciendo perfiles de gente desconocida que desean hacerse amigos sin ni siquiera conocerse de nada y que conviene recordar la cantidad de datos personales que se pueden llegar a almacenar en los perfiles de algunas personas.

Para demostrar la imprudencia y el nivel de problemática que esto puede suponer, la aseguradora ha realizado una demostración de la insensatez con la que muchas personas navegan por las redes sociales. Decidieron crear un perfil falso y solicitar a 100 usuarios tanto de Facebook como de Twitter que le aceptaran como amigo. En total, un 13 por ciento de los usuarios de Facebook aceptaron compartir toda su información personal con el desconocido frente a un 92 por ciento que hizo lo mismo en Twitter, aunque en éste último no se almacenan los datos privados sino que se va escribiendo poco a poco en él.

El estudio también nos ha informado de detalles incluso más preocupantes. Por ejemplo, la aseguradora ha comprobado que un 40 por ciento de los jóvenes consultados de entre 16 y 24 años, publicaban en Internet todos los detalles de sus vacaciones y de las de sus padres, con lo que los ladrones, contarían con todo un informe detallado sobre cuando y donde hacer el robo.

Lo que antes suponía de un estudio riguroso para poder acceder a la zona de un crimen en el momento oportuno, ahora es un juego de niños, y nunca mejor dicho, gracias a Internet y a sus redes sociales. Todo un nuevo panorama para los ladrones, que encuentran en los jóvenes, a los cómplices perfectos de sus fechorías.

La aseguradora ha contado con el apoyo de un ex-ladrón, Michael Fraser, para poder hacer el estudio más verídico, quien calificaba las redes sociales como “el supermercado de los ladrones”.

Así que los más jóvenes deberían empezar a tener un poco más de privacidad o por lo menos, un mayor sentido del peligro y compartir tan sólo con gente conocida, la comprometida información que se cuelga en sus diferentes portales.

Más sobre: