Miguel Carcaño asegura ahora que no violó a Marta y que la mató golpeándola con un cenicero

La familia de Marta imputa a los cuatro acusados un delito de profanación del cadáver

El asesino confeso de Marta del Castillo, Miguel Carcaño, ha solicitado una reunión con el juez que lleva el caso, Francisco de Asís Molina, para cambiar su declaración sobre los hechos ocurridos en relación con la desaparición y muerte de Marta.

Tras la vista en la que los acusados han conocido los cargos por los que se les imputa, Miguel Carcaño ha relatado al juez, que cambió su declaración con el fin de evitar que fuera un jurado popular quien juzgara el caso. Posteriormente, Carcaño ha reiterado al juez que nunca violó a Marta como tampoco lo hizo el menor de edad conocido como “el cuco”. Carcaño ha confesado que asesinó a Marta de un golpe en la cabeza con un cenicero y que después se deshizo del cadáver arrojándolo en el contenedor de la esquina de su casa, con lo que el cuerpo, estaría en el vertedero de Alcalá de Guadaira, donde la policía no encontró nada.

Casualmente, sí será un jurado popular quien se encargue de juzgar este delito.

Esta mañana, la familia de Marta del Castillo imputaba un delito de profanación de cadáver, a los cuatro imputados por la desaparición de la joven. En este cargo, los abogados de la familia Castillo ven claros indicios de encubrimiento de la supuesta violación y muerte de Marta, tanto para Samuel Benítez, amigo de Carcaño, Francisco Javier Delgado, hermanastro de Carcaño y María García, novia de Delgado.

En cuanto al principal acusado, Miguel Carcaño, el abogado de la familia Castillo le imputa un doble delito de violación y asesinato por el que piden la máxima de 25 años de prisión.

Para el otro acusado, el menor de edad, amigo de Carcaño apodado "el cuco", tendrá un juicio aparte en el juzgado del menor al no ser aún mayor de edad. 

Hoy no ha sido un día fácil en Sevilla para la familia de Marta del Castillo. Temprano, quisieron desplazarse hasta los juzgados de la ciudad hispalense para conocer finalmente los cargos que se imputan a los cuatro acusados de la desaparición y muerte de su hija Marta, que falleció en Sevilla el pasado veinticuatro de enero y de la que aún no se ha encontrado el cadáver. Hoy es la primera vez, que el padre de Marta, Antonio, y el asesino de su hija, se ven cara a cara desde que se imputó a Carcaño como principal sospechoso.

Poco antes de las once de la mañana, llegaban al juzgado los acusados, Miguel Carcaño y Samuel Benítez, rodeados de una fuerte protección policial. Los otros dos acusados, Francisco Javier, hermanastro de Carcaño y su novia, están en libertad provisional y entraron en el juzgado por otra puerta para evitar la atención de la prensa y de la gente que se agolpaba en la puerta de los juzgados para mostrar su apoyo a la familia de la joven.

En el interior del juzgado, en uno de los pasillos, el asesino Carcaño ha pasado por delante del padre de Marta, momento en el que Antonio del Castillo, se ha mantenido firme y de brazos cruzados, demostrando una vez más, la fuerza, la entereza y el ejemplo de una familia que nunca volverá a ser igual. En ese momento, el cuñado de Antonio y su abogado, le han abrazado para hacerle sentir su incondicional apoyo.

Desde que despareció Marta del Castillo, el juzgado, la policía y la opinión pública ha seguido de cerca todos los cambios de declaraciones, coartadas y versiones de lo sucedido que han ido declarando los imputados.

Mientras todo esto ha ocurrido, el cadáver de la joven sigue sin encontrarse, en lo que parece, una treta de los acusados porque no aparezca, y no le pueda practicar una autopsia que revele lo que realmente sucedió.

Un caso que ha conmovido a la población por la manera en la que los acusados se han estado riendo de los demás, aunque al final, tendrán que pagar por todo el daño que han hecho.

Más sobre: