La vida de la madre de Obama, al cine

El propio presidente de los Estados Unidos podría participar en la producción

Stanly Ann Dunham era, hasta hace nueve meses, una mujer desconocida. Eso era antes de que su hijo Barack hiciera historia y se conviertiera en el primer presidente afroamericano de los Estados Unidos, lo que le situó de pronto en los titulares de periódicos del mundo entero, ávidos de conocer hasta el más mínimo detalle de Barack Obama. La parte triste es que nunca llegó a conocer el éxito de su hijo: murió de cáncer de útero, a los 52 años, en 1995.

Ahora los fans del presidente contarán con material nuevo para descubrir cómo Obama hizo realidad su sueño americano personal. Y es que Martin Scorsese producirá la película Stanley Ann Dunham: A Most Generous Spirit (Stanley Ann Dunham: El espíritu más generoso), que dirigirá Charles Burnett (creador de la serie de televisión The Wedding y autor de otros documentales como Warming by the Devil's Fire), según una información publicada por The Hollywood Reporter que recoge la agencia Europa Press.

En formato documental, la cinta relatará cómo la joven Stanley Ann Dunham, nacida en Kansas y doctora especializada en economía antropológica y desarrollo rural, comenzó sus estudios en el campo de las microfinanzas en el Tercer Mundo y cómo su trabajo ayudó a pequeños empresarios, especialmente mujeres, en países en vía de desarrollo, tal y como publica la agencia.

"Ella dotó a nuestro presidente de mucha de su esencia y su sentido de la compasión por la gente. Fue una mujer fascinante, adelantada a su tiempo", afirma Mary Aloe, una de las productoras del documental que espera contar con la colaboración directa del presidente de los Estados Unidos en este proyecto.

El rodaje del documental comenzará a principios del próximo año en Indonesia, Hawai y Washington y también relatará episodios de su vida personal como cuando conoció al que luego sería su esposo y padre del primer presidente negro de la historia de Estados Unidos, Barack Obama senior. Esperemos que la apretada agenda del presidente le deje participar en este homenaje a su pasado. Seguro que Stanley Ann Dunham lo estará observando desde algún lugar.

Más sobre: