100 niños madrileños atraviesan Marruecos por una buena causa

Los jóvenes de la iniciativa 'Madrid rumbo al Sur' colaboran de esta foma con las obras sociales que su Comunidad ha desplegado por todo el país

El pasado 20 de agosto, desde la plaza de toros de Las Ventas, partieron hacía África 100 niños de la Comunidad de Madrid, en una expedición que desde hace cuatro años, recorre varios países africanos con el objetivo de ayudar en las distintas iniciativas de obra social, que la Comunidad de Madrid tiene trabajando en diferentes países del continente africano. Los chicos, de entre 16 y 17 años, además de colaborar, tienen el objetivo de acercarse a las diferentes culturas y tradiciones, así como aprender, que no se vive igual en algunas zonas, no muy lejanas de nuestro país.

En esta cuarta edición, la expedición está recorriendo Marruecos. Desde que penetraron en el país desde Melilla, no han dejado de vivir aventuras y compartir con la población local, con los pastores berebere y con todo el mundo que encuentran a su paso, comidas, experiencias y vivencias, que servirán a los chicos de la ruta cuando vuelvan a sus barrios en Madrid.

Durante la expedición, los chicos tienen talleres de biología, de historia, de música, de astronomía, especial en las grandes noches del desierto, un taller de radio, de cine, fotografía y comunicaciones, además de colaborar en las obras sociales que hay desplegadas por el país. En todo momento van acompañados por un equipo médico, voluntarios del cuerpo de bomberos y por voluntarios del cuerpo militar de la legión. Además de monitores y profesores.

En ediciones anteriores, los expedicionarios visitaron Marruecos, Mauritania, Senegal, Mozambique, Sudáfrica y Mali. En cada uno de esos lugares por los que pasaron, los jóvenes expedicionarios fueron ido dejando una parte de ellos, viviendo otra y llevándose a España, un buen trozo de África que siempre les acompañará.

Desde que cruzaron la frontera, la expedición ha atravesado la Región del Rif, que fue protectorado español y es un enclave ejemplar, rodeado de mar y montaña. Midar, Driouch, El Batel, Tiztoutine, Rich, las Gargantas del Tondra, Godual y tras cruzar el desierto, se dirigen hacía Marrakech para reponer fuerzas.

Después les quedarán aún quince días más para explorar Marruecos, subir y bajar montañas, aprender, trabajar y disfrutar de la oportunidad que se les ha brindado.

Cuando regresen, los jóvenes de “Madrid rumbo al sur” habrán cambiado un poco más. Quizás serán más maduros, más solidarios o más experimentados pero lo que seguro es, que volverán con una idea diferente del continente africano. Un lugar cercano y al mismo tiempo desconocido que han tenido la oportunidad de visitar, conocer y ante todo, disfrutar.

Más sobre: