Doloroso entierro de Laura Alonso

El municipio orensano de Toén se llenó de gente para despedir a la joven

La iglesia de Santa María de Xestosa no estaba acostumbrada a concentraciones de tanta gente. La multitud quiso acompañar en todo momento a la familia de la joven, Laura Alonso, en un gesto de apoyo incondicional y de comprensión en un momento tan difícil para sus más allegados. Los alrededores de la iglesia estaban rodeados de jóvenes, gente de la edad de Laura, que no acaba de comprender como ha podido pasar algo así.

Muchos están indignados. Las amigas de la joven, sabían muy bien que es lo que había pasado. Sospechaban de Javier Cruz desde el principio. Al parecer, los celos, la necesidad de controlar los pasos de su ex novia y su chulería, siempre hicieron desconfiar a las amigas de Laura.

Casi cien coronas de flores fueron depositadas por los amigos de Laura haciendo un pasillo a la comitiva fúnebre. Adolescentes y jóvenes se agolpaban alrededor de la iglesia para apoyar a la familia, entre lágrimas, rabia, incomprensión y mucha tristeza.
Durante el entierro, amigos de la familia tuvieron que sujetar a los padres de la joven que no podían ni sostenerse en pie. Finalmente se despidieron de Laura con la esperanza que su muerte no sea en vano e hicieron un llamamiento a la conciencia colectiva para que un suceso así, no vuelva a ocurrir.

En un pueblo como Toén, todo el mundo se conoce. La familia de Laura y la familia de su asesino confeso, Javier Cruz, llevan conviviendo en el mismo municipio desde hace muchos años. Ahora, temen que la tensión por lo sucedido haga estragos en las relaciones del pueblo. La familia de Javier está recluida mientras que la de Laura, está en la calle con el apoyo de toda la población.

Algunos familiares de Laura no podían creer todavía lo sucedido. Conocían a Javier desde niño y la relación con sus padres era excelente. Hoy, no se quieren dar cuenta de como Javier les engañó. Parecía simpático y agradable aunque realmente les engañó.
Las amigas más íntimas de Laura temían algo así, desde que hace 5 meses, Laura por fin decidió poner fin a su relación. Las constantes humillaciones de Javier, sus infidelidades y su manera de tratarla hicieron que por fin, intentara olvidarse de él. En cuanto el lunes pasado se conoció la noticia de su desaparición, las amigas de Laura intuyeron que se trataba de Javier. El pueblo de Toén nunca será como antes.

Al entierro asistieron también el Presidente de la Diputación de Orense, Jose Luis Baltar y el Subdelegado del Gobierno en Orense, Camilo Ocampo. Tras la misa, un portavoz familiar agradeció a los asistentes el apoyo y la ayuda recibida tras el suceso, lo que provocó la emoción de los asistentes.

Mientras, el asesino confeso de Laura, Javier Cruz, está ingresado en la prisión de Pereiro de Aguilar, a la espera de la celebración del juicio.

Más sobre

Leer más