El dramático caso de Natascha Kampusch, secuestrada durante ocho años, podría ser reabierto

El resposable de la comisión de investigación del caso asegura que hay indicios de que el secuestrador no actuó solo

La historia de Natascha Kampusch conmovió al mundo entero en 2006. La joven, desaparecida durante ocho años, consiguió librarse de su secuestrador y regresar a su vida. El caso, un auténtico enigma, se cerró en 2007 y ahora, dos años después, vuelve a ser noticia. Las sospechas de que fuera víctima de una red de pederastia y no de un único autor devuelven la dramática experiencia de Natascha a los titulares.

Natascha tiene ahora 21 años y ha recuperado la normalidad. Una normalidad relativa ya que, al fin de su cautiverio de más de ocho años, tuvo que aprenderlo todo: recuperar una infancia y una adolescencia perdidas, reencontrarse con su familia, hacer amigos y, la tarea más difícil probablemente, un nuevo día a día en una nueva vida.

A los 10 años fue raptada por Wolfgang Priklopil, cuando caminaba hacia su escuela en un pequeño pueblo cerca de Viena. Era 1998. Y no consiguió escapar hasta 2006. Entró en un búnker siendo una niña y salió de allí convertida en una mujer. Ahora Ludwig Adamovich, distingido abogado y responsable de la comisión especial que investigó el caso, asegura que existen muchos misterios sin resolver. Afirma que Priklopil no pudo ser el único responsable del secuestro de la niña y está convencido de que hay otras personas implicadas. Tanto que ha solicitado a un juez que reabra la investigación para esclarecer ciertos hechos.

Adamovich asegura que hay toda una red de pederastas que ayudaron a Priklopil y que el búnker en el que la niña vivió los ocho años de su cautiverio se construyó después del rapto, y no antes, como señaló la policía en un principio. En declaraciones al periódico The Sunday Times, la joven "nunca fue interrogada de forma correcta" y existen numerosas lagunas en lo que se conoce de la terrible historia. Además, sostiene que la teoría de que el secuestrador actuara solo es difícilmente plausible.

Justo después de la huida de Natascha, su raptor intentó deshacerse de ciertas "pruebas" de su casa y del subterráneo donde escondía a la joven. Después de eso, y antes de que las autoridades lo encontraran, Priklopil se suicidó arrojándose a las vías del tren. "Todavía no se sabe qué pruebas buscaba y por qué quería destruirlas", dice Adamovich.

Ocho años en un ‘zulo’
Natascha reapareció por sorpresa el 25 de agosto de 2006 tras permanecer secuestrada ocho años en un ‘zulo’ subterráneo, de tres metros de largo por cuatro metros de ancho, al que solo se podía acceder a través de un ventanuco, construido en la casa de su secuestrador. Aquel miércoles de hace tres años, Natascha vio la puerta del ‘zulo’ abierta y aprovechó la oportunidad para escapar.

En un principio, Natascha sufrió síntomas de ‘síndrome de Estocolmo', es decir, cierto apego por su captor, y tuvo que recibir ayuda psicológica para superar su situación. Se reencontró con su familia y ofreció una entrevista para la televisión que sobrecogió al mundo entero. Desde entonces, la joven ha querido mantenerse en el anonimato, alejada de los focos y los flashes, y vivir su juventud como cualquier otra persona de su edad.

Más sobre

Regístrate para comentar