Los parisinos disfrutan de su playa urbana... y los madrileños lo harán en 2011

Por octavo año consecutivo, las orillas del río Sena se han transformado en una playa urbana / Madrid dispondrá dentro de dos años de su propia playa junto al Manzanares

París y Madrid son dos de las capitales europeas más visitadas en verano. Millones de turistas acuden en sus vacaciones a conocer sus rincones más emblemáticos. París es la ciudad del amor, sinónimo de elegancia y de glamour: la Torre Eiffel, los Campos Elíseos o el aire bohemio de Montmartre se encuentran entre los lugares más visitados. No obstante, este verano y por octava vez consecutiva, la capital francesa disfruta de un insólito lujo en pleno centro de la ciudad: las playas de París. Los márgenes del río Sena acogen desde el 20 de julio al 20 de agosto a parisinos y turistas que disfrutan de cuatro kilómetros de playa, con sombrillas, tumbonas y palmeras, zonas ajardinadas y 2.000 toneladas de arena que transforman durante un mes el paisaje urbano. Un improvisado oasis desde el que se pueden contemplar algunas de las maravillas de París, como la catedral de Nôtre Dame o el Palacio de Justicia.

Madrid, por su parte, es sinónimo de vanguardia y gastronomía, y dentro de tan solo dos años, podrá presumir, al igual que la ciudad de la luz, de contar con playa propia. La alcaldía de la ciudad acaba de dar un fuerte empujón de 66 millones de euros para la recuperación del río Manzanares, a cuyas orillas los madrileños podrán desconectar de la gran ciudad. Se trata del proyecto ‘Madrid Río’, de revitalización del centro. El objetivo es hacer de Madrid una capital más equilibrada, sostenible y con mayor calidad de vida, y para ello se dedicarán más de 8 millones de metros cuadrados que conectarán las zonas verdes y seis distritos de la capital. Zonas ajardinadas, hamacas, espacios lúdicos... y lo más atractivo: la playa urbana de Arganzuela.

Esta gran operación de reequilibrio ambiental dotará a la capital de nuevos espacios verdes, sin tráfico, de más de ocho millones de metros cuadrados, y con el que se recupera el río Manzanares, más accesible, se mejora la calidad de las aguas y de su cauce. Además de la playa junto al parque de La Arganzuela, habrá un canal de remo dotado con embarcadero en el puente de La Princesa, 30 kilómetros de carril bici y otros 42 de itinerarios peatonales, y se prevé una improtante oferta lúdica para niños y mayores. Asimismo, este nuevo espacio contará con 44 kioscos y restaurantes.

Un ambicioso proyecto que cambiará por completo la imagen de la ciudad: el verano de 2011, justo debajo de la Plaza de Oriente y de la catedral de La Almudena, la playa permitirá disfrutar del verano con un nuevo y refrescante aliciente. La mítica canción “Aquí no hay playa” con la que triunfaron Los Refrescos en los años 80 quedará, a partir de 2011, en un recuerdo.

Una alternativa refrescante y chic a la crisis
El Ayuntamiento de París ha enfocado la emporada de playa de este año como un “verano solidario en un contexto económico difícil”, y es que Paris Plages 2009 cuenta con todo tipo de alternativas para aquellos que hayan tenido que recortar sus vacaciones. Esta edición propone ocho áreas temáticas y numerosas propuestas deportivas, como el voley-playa, el bádminton o el ping-pong. Además, los niños también encontrarán cómo divertirse, ya que se han reservado para ellos 240 metros cuadrados de arena, donde disfrutarán de seminarios científicos, talleres de cómic y espectáculos de música.

Así, estos días no resulta extraño encontrar a los parisinos con sus bañadores y toallas, eso sí, sin tirarse a las aguas del Sena, pero refrescándos en las piscinas y duchas instaladas a lo largo de la playa. Es posible, incluso, regalarse un capricho, como 15 minutos de masaje tailandés. Playa al más puro estilo urbanita.

Más sobre

Regístrate para comentar