Escalofriante testimonio de la única superviviente del accidente aéreo del Índico: 'Escuchaba a la gente hablar y no podía ver nada'

Bahia Bakari, de 14 años, permaneció trece horas flotando en el mar y sólo tiene una clavícula rota y varias quemaduras y rasguños

Bahia Bakari, la única superviviente del avión que se estrelló el pasado martes en el Océano Índico, en el que viajaban 153 pasajeros, ha llegado a Francia, donde permanece ingresada en un hospital con una clavícula rota y varios rasguños y quemaduras. Su padre, Kassim Bakari, no se ha separado desde entonces de su lado.

Regresó a París en el avión del secretario de Estado francés de Cooperación, Alain Joyandet, quien tras visitarla en el hospital de Moroni al que fue llevada tras el accidente, destacó su fuerza: "Es un verdadero milagro. Es una niña valiente. Estuvo sujeta a una pieza del avión desde las 1:30 de la madrugada hasta casi las tres de la tarde”.

Bahia, de catorce años, viajaba acompañada por su madre, que ha fallecido en el accidente, para ver a su familia. El Airbus 310 de Yemenia Airlines salió de Francia y tras hacer escala en Yemen, se precipitó contra el mar poco antes de llegar a su destino, las Islas Comoras.

Bahía tuvo la suerte de seguir con vida después de que el avión se precipitara al mar, por causas todavía no aclaradas, y conseguir aferrarse a parte del fuselaje. Allí permaneció flotando trece horas hasta que un barco la rescató.

El diario The Times ha reproducido la conversación que tuvo con su padre, que se encontraba en su casa de París, tras ser rescatada: "Vimos caer el avión en el agua. Me encontré en el agua. Yo escuchaba a la gente hablar, pero no podía ver a nadie. Estaba en la oscuridad. No podía ver nada. Papi, yo no podía nadar muy bien. Me aferré a algo pero no sé a qué'".

En un primer momento no le dijeron que su madre había fallecido, ya que se encontraba en estado de shock. Hoy se ha enterado de la noticia. “Cuando hablé con ella me preguntó por su madre. Le dijeron que ella estaba en una sala contigua, para no traumatizarla”, declaró Kassim, y confesó que cuando empezó a tener noticias del accidente pensó que jamás volvería a ver a su mujer y a su hija, y que cuando se enteró de que había un superviviente rezó para que fuera su pequeña.

Más sobre

Regístrate para comentar