Women 8: las ocho excepcionales mujeres abanderadas de la lucha contra la pobreza

Elba Rivera, representante de América Latina en W8, quiere que España sea la voz del compromiso con la pobreza en la próxima cumbre del G8

La crisis económica afecta a los países ricos y multiplica exponencialmente la permanente crisis, profunda y devastadora, en la que viven los países pobres. Frente a esta situación, ocho mujeres de diferentes partes del mundo pretenden cambiar las cosas. Ocho valientes, seleccionadas por Oxfam Internacional, que nos recuerdan que si no se toman medidas ya mismo, este año habrá 90 millones más de hambrientos en el mundo. Una cifra que bate récords.

Ellas son Women 8, un grupo de mujeres cuya misión es recordar a los líderes del G8 un importante compromiso: que dedicarán el 0,7 por ciento de los presupuestos al desarrollo de los países más pobres. Vienen de India, Georgia, Bangladesh, Malí, Tailandia, Filipinas, Malawi y Nicaragua, y son reconocidas dirigentes de movimientos sociales en sus países de origen. Bajo el título “Ocho mujeres extraordinarias, una única voz”, estas mujeres, que han dedicado sus vidas a luchar por la sanidad y la educación en sus respectivos países, liderarán este año la lucha a través de la campaña Salud y Educación para todo el Mundo de la ONG.

Con esta intención ya está en España Elba Rivera, que se reunirá esta tarde en La Moncloa con la vicepresidenta primera del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Elba quiere que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero que sea la voz del desarrollo en la próxima cumbre del G8 en Italia, que reunirá a los mandatarios de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia.

Elba es un auténtico ejemplo de superación. Nacida en medio de la selva nicaragüense, en el seno de una numerosa familia pobre (su abuela tuvo 25 hijos), aprendió a leer y a escribir a los 16 años, cuando una campaña de alfabetización la sacó del analfabetismo. Y así se transformó su vida. Ahora es máster en Educación y Ciencias Políticas por la Universidad Alemana de Tübingen, activista en su comunidad, fundadora y profesora de una escuela en su lugar de origen, y miembro del W8.

"El desarrollo no lo representan un puñado de hombres encorbatados. El desarrollo tiene rostro de mujer, vive en los países del sur y es muy activo", asegura Elba. Ella, junto a las otras activistas del W8, ha solicitado una entrevista con la canciller alemana Angela Merkel, única mujer dentro del G8. Y es que según Elba, los líderes del G8 "tienen que entender la urgencia con la que se necesitan recursos económicos en los países en desarrollo, sobre todo en este momento de crisis global que está afectando de manera desproporcionada a los países más pobres. Por cada año que ellos postergan sus compromisos de ayuda, en el sur perdemos generaciones completas."

“El desarrollo no lo representan un puñado de hombres encorbatados. El desarrollo tiene rostro de mujer, vive en los países del sur y es muy activo”, afirma Elba Rivera, invitada a España por Intermón Oxfam. Ella, junto a las otras mujeres del W8, han solicitado una entrevista con la canciller alemana Angela Merkel, única mujer dentro del G8.

Por primera vez, el presidente del Gobierno español,  ha sido invitado a la próxima reunión del G8 (del 8 al 10 de julio en Italia). "Y queremos aprovechar esta histórica participación para que Zapatero no se quede en un mero papel de invitado y que pida a los países miembros del G8 que cumplan con su compromiso de destinar 50.000 millones de dólares para el desarrollo en 2010. La intención del G8 es rebajar este compromiso" , asegura la ONG.

El Gobierno español "debe demostrar su compromiso con las personas más pobres y pedir al G8 que concluya con resultados concretos para salvar a millones de personas de una crisis que no han provocado", asegura la ONG. Según palabras de Elba Rivera: “La crisis la ha provocado el norte, ahora que no ahorren con nosotros”.

Los datos que aporta Oxfam Internacional son dramáticos: cada tres segundos muere un niño de una enfermedad para la que hay tratamientos preventivos; cada minuto, muere una mujer dando a luz o durante el embarazo; y, en el mundo, hay 72 millones de niños que no van a la escuela. La mayor parte de ellos son niñas. Armadas con estas potentes razones, las W8 ejercerán presión para conseguir cambios haciendo llamamientos a los gobiernos para convertir sus promesas en acciones tangibles.

Pero, ¿quiénes son las ocho mujeres que luchan por un mundo mejor?

Sandhya Venkateswaran trabaja para la coalición india "Don’t Break Your Promises", que cuenta con más de 3.000 miembros, y su objetivo es supervisar el cumplimiento de los compromisos gubernamentales de reducción de la pobreza. "Algo tan básico como dar a luz resulta tremendamente peligroso y muchas mujeres no saben si sobrevivirán al parto" recuerda Sandhya.

Miranda Akhvlediani, georgiana, trabaja para la coalición "Future Without Poverty”. El objetivo es convertirse en un mecanismo para dar voz a los problemas de los pobres en el país. Gracias a sus campañas, el gobierno ya reconoce la necesidad de regular de forma adecuada los sistemas sanitarios privados. Como reconoce Miranda,"en Georgia, la falta de acceso a la sanidad es uno de los problemas más apremiantes urgentes."

Rokeya Kabir es la representante de la campaña "My Rights" en Bangladesh: una plataforma nacional que presiona al gobierno para que garantice la educación primaria para todos los niños. "En Bangladesh, la educación para todos sigue siendo un principio básico sólo en la constitución; no es un derecho básico del ciudadano ni una responsabilidad del estado. Necesitamos, al menos, una escuela por poblado, y un profesor por cada 40 alumnos", insiste Rokeya.

Kadiatou Baby Maiga preside la coalición "Education for All" de Malí. Kady (como abrevia su nombre) considera que una sociedad civil fuerte es un recurso importante para el gobierno, y ofrece sus conocimientos y experiencia con el fin de prestar apoyo al gobierno a la hora de lograr sus objetivos en educación: "En mi clase del instituto, sólo dos de los 80 alumnos eran chicas.”

Jiraporn Limpananont es miembro de la coalición "Free Trade Agreement Watch", que protege a los pobres frente a acuerdos comerciales. Es doctora y proporciona al grupo conocimientos sobre las normas de propiedad intelectual que afectan a los precios y asequibilidad de las medicinas. En su opinión,"para que haya un gran cambio en la sociedad, sobre todo entre los más desfavorecidos, deben levantarse, unirse y exigir sus derechos al gobierno."

La profesora Leonor Magtolis Briones es la representante de "Social Watch Philippines" / "Alternative Budget Initiative". Con sus amplios conocimientos sobre financiación pública, está ayudando a elaborar un presupuesto alternativo para el gobierno en Filipinas y asegura que "si la mayoría de filipinos gozase de buena salud, el país no tendría que gastar tanto dinero en curar a enfermos y enterrar a los que mueren antes de tiempo."

Dorothy Ngoma es directora de la Organización Nacional de Enfermeras y Comadronas de Malawi, un puesto desde el que se enfreta a numerosos enemigos: "Luchamos contra todo tipo de enfermedades: tuberculosis, malaria, VIH/SIDA, cólera y disentería. El grado de enfermedad en la comunidad es elevado. ¿Y por qué resulta tan complicado? Los países más ricos ya han superado muchas de estas enfermedades."

Más sobre

Regístrate para comentar