Una niña belga termina tatuada con 56 estrellas en la cara por un malentendido

Pide una indemnización de 8.500 euros para poder quitárselos con la técnica del láser

Un malentendido puede significar algo más que un simple error, cuando la confusión surge entre una niña que quiere tatuarse algo y un tatuador que no la entiende. Por lo menos, eso es lo que defiende una niña belga que acudió a la tienda “Tatoo Bos” en la localidad belga de Courtrai.

Kimberley Vlaminck, de 18 años de edad, acudió junto a su hermana a una tienda de tatuajes con la intención de tatuarse tres estrellas en la cara, concretamente, las quería en un lado de la frente, cerca del ojo izquierdo. Cuando llegaron al lugar, la joven le explicó al tatuador que tipo de dibujo y en que parte determinada de su cuerpo lo quería. El tatuador, Rouslan Toumaniantz, de 37 años de edad, al parecer no se comunica muy bien ni en inglés ni en francés aunque en todo momento mantiene que realizó el trabajo que la joven Kimberley le pidió desde el principio.

En su defensa, Kimberley recuerda que se quedó dormida mientras le estaba haciendo el tatuaje y que se despertó cuando sintió la aguja del tatuador dibujándole la nariz. Cuando vio el resultado le pidió explicaciones a Rouslan, quien desde un principio, se defendió de la joven alegando que las estrellas que le había tatuado por todo el lado izquierdo de la cara era lo que Kimberley le había pedido desde un primer momento.

Rouslan, el tatuador, afirma que la joven no se durmió en ningún momento, y que de hecho, es bastante complicado conciliar el sueño con la aguja pinchándote en la piel. Culpa a Kimberley de la difusión mediática que se ha formado a raíz de sus declaraciones en la emisora belga VRT. En declaraciones al diario belga Het Laatste Nieuws, el tatuador declaraba que “desde un primer momento, la niña sabía muy bien lo que quería. No se quedó dormida, de hecho se incorporó en varias ocasiones para ver los resultados. Los problemas vinieron cuando su padre y su novio vieron el resultado del tatuaje

Kimberley ha denunciado al tatuador, Rouslan Toumaniantz por daños y perjuicios y le reclama una indemnización de 8.500 euros que la joven quiere destinar para recibir un tratamiento láser para pode quitarse 53, de las 56 estrellas que tiene en el rostro.

Kimberley, en declaraciones para el diario británico The Sun asegura que se ve “como una auténtica freak”

¿Se quedó dormida?, ¿Realmente el tatuador no la entendió? o ¿el resultado salió peor de lo que esperaba? De entre las dos versiones que hay, lo que si está claro es que una de las dos es mentira.

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema