Uno de cada cuatro niños españoles tiene problemas de obesidad

Un estudio revela los malos hábitos alimenticios de 9.000 menores

Los niños españoles no llevan una vida saludable. Y es que uno de cada cuatro menores de 12 años sufre sobrepeso u obesidad en nuestro país, una tendencia creciente en los últimos años.

Según un estudio elaborado por el programa Thao-Salud Infantil (diseñado para promover hábitos de vida saludable en el ámbito municipal, y apoyado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición), las peor paradas son las niñas.
Además, existen diferencias según las edades de los pequeños. En la franja de tres a cinco años, el 21 por ciento sufre este tipo de problemas; cifra que sube a un 22 por ciento entre los seis y los nueve años; y, que llega al 25 por ciento entre los 10 y los 12 años.

Ante estas preocupantes cifras, el presidente de la Fundación Española de Nutrición, Gregorio Varela, ha apuntado en rueda de prensa que una de las causas de este problema es nuestra errónea escala de valores a la hora de escoger un determinado alimento. El primer factor es, según Varela,"la relación tamaño-precio, es decir el dos por uno; en segundo lugar la duración y en tercer lugar, la agilidad de preparación y en quinto lugar, la salud". Una errónea lista de prioridades, influida por "la variedad que hay ahora mismo de oferta alimentaria”, que puede “no garantizar una correcta elección de alimentos".

La responsabilidad de los padres, crucial
Pero toda la culpa no la tiene el ritmo de vida agitado de hoy en día. Varela ha señalado la importancia de la responsabilidad de los padres a la hora de alimentar correctamente a sus hijos. El exceso de permisividad en este sentido habría elevado la tasa de obesidad de los niños, por lo que Varela propone formar en nutrición a las familias de posibilidades económicas más humildes, estrato en el que se agudiza el problema.

Otro de los puntos espinosos del informe (elaborado entre casi 9.000 escolares de diferentes municipios de Madrid, Cataluña y Andalucía) es que revela que en los colegios públicos existe una tasa de obesidad superior a la de los privados: en concreto, un 25 por ciento, frente a un 15 por ciento, respectivamente.

Las razones de estas diferencias parecen estar relacionadas, según el estudio, bien con el incumplimiento de las horas de gimnasia, bien con la inexistencia de una asignatura que trate sobre nutrición. No obstante, sí que han querido destacar que los motivos de estos datos no se encuentran en los comedores. En muchas ocasiones las empresas las que elaboran los menús para ambos centros son las mismas, ofreciendo incluso una calidad superior en los colegios públicos.

Eso sí, el programa del Ministerio de Sanidad contra la obesidad infantil, llamado PERSEO, ha dado a conocer que los niños españoles comen demasiadas grasas y pocas verduras, legumbres, frutas y pescado. Y revelaba más datos interesantes: los datos indican que los niños y niñas de seis a diez años en España consumen grasas en casi el 40 por ciento de la ingesta energética, cuando se recomienda el 30 por ciento, sin diferencias entre los que comen en casa y los que comen en el comedor escolar. El análisis también concluye que el 13 por ciento de los pequeños nunca hace deporte.

Más sobre

Regístrate para comentar