La Marina de Brasil ha rescatado hasta el momento 41 cuerpos del accidente de Air France

Mientras son trasladados a tierra, la Marina se concentra en localizar los restos de los 228 pasajeros que viajaban en el avión

Las tareas de localización de los restos del Airbus 330, de la compañía Air France que se precipitó en el Atlántico la semana pasada, se está llevando a cabo con éxito por los efectivos de la Marina brasileña y la francesa. Ayer martes terminaron las tareas de reconocimiento recuperando los restos de otras 13 personas, que suman un total de 41 cuerpos recuperados. Además, la Marina brasileña ha conseguido recuperar también partes importantes del avión como el timón de cola que ya no hace más que reafirmar una y otra vez, que los restos del avión pertenecen al malogrado Airbus.

Hasta el momento se han trasladado ya 16 cadáveres a los que se está sometiendo a un primer reconocimiento y desde donde serán trasladados a la ciudad de Recife para su identificación. Dos helicópteros de la fuerza aérea brasileña están transportando los cuerpos desde el océano hasta la isla de Fernando de Noronha y se han abstenido a realizar cualquier tipo de comentario sobre el estado de los cadáveres. Incluso han pedido a la prensa que no intenten buscar dicha información por respeto a los familiares de las víctimas por medio del portavoz de la fuerza aérea, el coronel Henry Munhoz.

Las dificultades que están encontrando los soldados que participan en la tarea de recuperación de los cuerpos vienen dadas por el fuerte temporal que azota la zona. En las tareas de rescate están participando 12 aviones de la fuerza aérea brasileña, cinco barcos de la Marina brasileña, una fragata francesa y dos aviones del país galo.

Se ha sumado desde el día de hoy el submarino francés “Emeraude” con el objetivo de localizar la caja negra del avión. Una vez localizada la caja negra del aparato, el batiscafo “Nautilus” será el encargado de recuperarla.

La caja negra del avión, que emite una onda ultrasónica durante cerca de 30 días, dará la información técnica del momento del accidente así como las conversaciones que mantuvieran en la cabina del avión sus pilotos y copilotos. Será de vital importancia para esclarecer las causas del accidente del avión. Este mismo batiscafo fue utilizado para localizar el Titanic e incluso se usó para sellar las grietas del casco del barco Prestige.

Más sobre

Regístrate para comentar