Estados Unidos pide el indulto político a las dos periodistas condenadas en Corea del Norte

Acusadas por entrar ilegalmente en el país se enfrentan a una sentencia de doce años de trabajos forzados

Euna Lee y Laura Ling son dos periodistas estadounidenses que trabajaban para un medio de Internet en San Francisco llamado Current tv. El pasado diecisiete de marzo, las periodistas fueron arrestadas mientras rodaban un documental sobre las mujeres norcoreanas que cruzaban la frontera a China en busca de una vida que su propio país, no les puede ofrecer. Están acusadas de cometer “actos hostiles” y de “entrada ilegal” en el país. Las dos periodistas han sido recientemente sentenciadas a doce años de trabajos forzosos en un campo de trabajo de Corea del Norte, una acusación digna del peor de los regímenes de hace más de medio siglo.

Un portavoz de la casa blanca aseguraba ayer que se están haciendo todos los esfuerzos diplomáticos para poder liberar a las periodistas e incluso una delegación Sueca está negociando el indulto de las mismas. Suecia actúa como intermediario en esta negociación ya que Estados Unidos no mantiene presencia diplomática en el país de Kim Jong II.

Por otro lado, las familias de las periodistas han hecho un llamamiento para que se las perdone, reconociendo que si la entrada en el país fue de manera ilegal piden perdón al gobierno de Corea del Norte y apelan a su indulgencia para considerar la sentencia de las extranjeras. Esto no será del todo fácil ya que el régimen comunista de Kim Jong II se ha caracterizado, entre otras cosas, por las sentencias exageradas que sufren los extranjeros en su país como ya hiciera en la década de los ochenta, cuando “secuestraban” a directores, profesionales y trabajadores japoneses para que aportaran sus conocimientos por el bien del régimen.

Respecto a la sentencia dictaminada por el tribunal de Corea del Norte, parece más un castigo a Estados Unidos por el conflicto en materia nuclear y de armamento que ambos países mantienen entre sí que a otra cosa. Aún así, en el juicio que se ha celebrado entre el cuatro y el ocho de junio, cabe destacar que no ha habido ningún delito relacionado con “espionaje”, factor que puede ayudar a la liberación de las periodistas. En casos anteriores, el gobierno de Corea del Norte se mostró mucho más hostil en relación con sentencias a extranjeros y según Bill Richardson, ex embajador de Estados Unidos en Naciones Unidas, es el momento ideal para que Estados Unidos comience las negociaciones para liberarlas con el gobierno de Pyongyang. En las mismas declaraciones, que Richardson concedió para la cadena NBC, explicaba que estaba convencido que conseguir un perdón político era una posibilidad con alta probabilidad de éxito.
Mientras tanto, las familias de las periodistas se mantienen en vilo. Miedo, incomprensión, desconfianza e impotencia llenan sus días desde que sus familiares fueran arrestados el pasado diecisiete de marzo.

En el comunicado que han realizado, las familias recuerdan que Euna Ling presenta un problema médico grave y que necesita la atención oportuna mientras que Laura Lee tiene un hijo de tres años de edad que empieza a dar síntomas de angustia dado el espacio de tiempo en que su madre, ha estado retenida en Pyongyang.
Durante los próximos días conoceremos el final de esta historia que en realidad, no es más que una lucha de poder entre dos países con dos periodistas en medio como moneda de negociación.

Más sobre

Regístrate para comentar