Primeras hipótesis sobre el accidente de Air France

Francia mantiene que pudo haber una explosión en pleno vuelo mientras Brasil lo niega

La investigación sobre lo que pudo suceder con el avión de Air France, que el pasado lunes desapareció mientras cruzaba el Atlántico de Río de Janeiro a París, comienza a crear ciertas diferencias entre lo que cree Francia y lo que piensa Brasil al respecto. Mientras Brasil niega que se produjera una explosión en pleno vuelo y que pudiera desintegrarse debido a las marcas de fuel que han encontrado en el mar, el diario francés Le Figaro publicaba ayer la primera hipótesis que mantienen los investigadores galos. Según éstos, el avión pudo sufrir una explosión en el aire que habría desintegrado el aparato. La distancia que hay entre algunos de los restos avistados en el mar es demasiado amplia y sólo se explica si el avión se estaba desintegrando en vuelo.

Los investigadores franceses tienen tres posibles causas que hubieran provocado la explosión del aparato. Una tormenta demasiado fuerte que hubiera provocado algo inusual, un atentado terrorista o una despresurización de la cabina del avión que hubiera provocado la caída en picado del Airbus 330 al mar. Esta última razón es la que más peso comienza a adquirir según avanzan los días. Un piloto de la compañía Air Comet que cubría el trayecto Lima Madrid ha remitido un informe a Airbus, Air Comet y a la Aviación Civil Española explicando algo inusual que vio e el cielo muy cerca de donde se perdió la pista al malogrado avión. Según el comandante de la aerolínea, avistaron una luz muy intensa y blanca a lo lejos a la que siguió una caída en vertical que desapareció en seis segundos aproximadamente. No ha sido el único informe de un piloto al respecto. El diario ABC ha publicado esta mañana las declaraciones de un comandante de Iberia que seguía la ruta del vuelo de Air France ochenta millas por detrás de él. El comandante, en las declaraciones que ha publicado ABC afirma que consiguieron esquivar la tormenta e intentaron comunicarse con el avión siniestrado sin conseguir establecer contacto. 

La hipótesis de la explosión está siendo negada por Brasil advirtiendo que una mancha de fuel del tamaño de la que han encontrado descartaría cualquier explosión en pleno vuelo. El gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, dudaba ayer en el diario brasileño Jornal da Tarde, que el Airbus tuviera un fallo técnico tan grave como para que provocara su caída.

Lo que sí es cierto es que el avión siniestrado volaba a una velocidad reducida mientras atravesaba una zona de enormes turbulencias. El Organismo de Análisis e Investigación (BEA) ha confirmado esta mañana a la agencia Efe que hasta el momento, lo único que se puede afirmar es esta teoría de la velocidad reducida. De hecho, es recomendable para los pilotos aumentar la velocidad de los motores cuando atraviesan zonas climatológicas adversas.

También se ha confirmado que los restos que encontraron ayer en el mar, no pertenecen al Airbus 330 de Air France. La Marina brasileña consiguió recuperar una pieza de entre dos y tres metros y unas boyas de las que se pensó que podrían pertenecer al avión. Tras confirmarse que la pieza era de madera y no de aluminio como son las de Airbus sedesestimó la prueba. Hasta el momento, ninguna pieza del fuselaje del avión ha sido recuperada con lo que no avanzará la investigación hasta que no se encuentren restos del aparato que podría estar ya en el fondo del mar.

Mientras tanto, los familiares de los desparecidos continúan sin saber su paradero. Tanto el gobierno de Francia como el de Brasil coinciden en que si aparecieran los cuerpos, la prioridad absoluta sería levarlos a tierra para poder identificarlos y entregárselos a los familiares.

Más sobre

Regístrate para comentar