Muere un concursante de la edición búlgara de ‘Supervivientes’

El concursante falleció de un ataque al corazón tras participar en una actividad del programa

Los denominados “realitys” de televisión comienzan a dar que hablar, más por los trágicos hechos que suceden en ellos, que por la originalidad de sus programas. Tras la mediática muerte de Jade Goody en Reino Unido tras su paso por Big Brother y como tuvo que abandonar la versión India del programa tras diagnosticarle un cáncer, una nueva tragedia sacude a este género televisivo, la repentina muerte de Moncho Vodnicharov, de 53 años de edad.

El concursante estaba participando en una de las pruebas que la dirección del programa dispone para que los concursantes consigan alimentos, una ducha o cualquier otra primera necesidad de las que son privados, al llegar a la isla como participantes. El suceso ocurrió en una de las playas de Gotta Beach, en el archipiélago filipino, donde tiene lugar “Survivor Bulgaria”, tal y como se conoce a la franquicia búlgara del programa español “Supervivientes”.

El jefe de policía de la zona, Ayn Natuel, explicaba para la cadena de televisión oriental ABS-CBN, que el concursante tras participar en una actividad del concurso, sufrió un ataque cardíaco que le provocó la muerte inmediata. Fuentes consultadas de la productora del programa en España por hola.com no han querido hacer comentarios al respecto.

El programa “Survivor” consiste en un “reality” sobre las experiencias que un grupo de gente padece a consecuencia de vivir aislados en una isla remota en medio del océano, en este caso en la zona de Filipinas. El objetivo es ir mejorando las condiciones de supervivencia que tienen en la isla, la manera de como deben conseguir ellos mismos los alimentos, cómo poder construir una cabaña o algo parecido para poder estar cubiertos ante la lluvia y pruebas por el estilo. El ganador del programa recibe una cantidad económica en metálico.

No es la primera polémica que levanta un “reality” en los últimos años. El programa estadounidense de la cadena WE tv sobre concursos de belleza infantiles levantó la polémica sobre el uso de menores en estos programas de televisión. El último caso más reciente lo tenemos en Susan Boyle, la británica que eclipsó al mismísimo Obama en Internet durante su paso por el programa británico Britains Got Talent y que recientemente ha sido ingresada en una clínica psiquiátrica londinense por lo que le ha supuesto asimilar su nueva y repentina fama.

Más sobre: