Los niños creen que su padre corre más al volante, mientras que su madre se enfada menos

Un estudio recoge las impresiones de niños y niñas sobre el comportamiento de sus padres a la hora de conducir

Tanto niños como niñas aseguran que su padre conduce mejor que su madre. No obstante, los pequeños parecen darse cuenta también de los fallos a la hora de conducir, ya que piensan que su papá corre más y se enfada también más en el coche.

Esas son las principales conclusiones del estudio 'Los conductores españoles, según sus hijos', que analiza las impresiones de los menores cuando viajan con sus progenitores. Y en valoración general, los hombres salen ganando. El 51,1 por ciento de los niños de entre 10 y 15 años piensa que su papá conduce "muy bien", frente al 41,3 por ciento, que opinan lo mismo de su mamá.

Sin embargo, las niñas son las que valoran mejor al padre, con un 54,6 por ciento (frente a los niños, un 48 por ciento). Sin embargo, esta “buena nota” no se corresponde con una correcta conducción en términos de seguridad vial, ya que ellos conducen a más velocidad y pierden los nervios más habitualmente.

La velocidad es uno de los aspectos que más llama la atención de los pequeños, ya que muchos se plantean sobre cómo lo harán ellos mismos cuando sean mayores. De ahí la importancia de la buena educación vial.

Buenas notas para ambos
Pese a estas diferencias, los niños dan el aprobado tanto a sus padres como a sus madres y opinan que los dos son muy buenos conductores. Tanto es así que el 77,1 por ciento quiere conducir como su padre cuando sea mayor y el 71,6 por ciento quiere hacerlo como su mamá.

La sensación de seguridad es un hecho muy importante para los niños, y los datos que arroja el estudio son muy positivos en este aspecto: un 83 por ciento señala que nunca pasa miedo cuando va en el coche, un 15,5 por ciento dice que pasa miedo alguna vez y sólo un 0,2 por ciento siente miedo a menudo cuando va con sus padres. Quizá estos buenos datos tengan relación también con los buenos (u obligatorios) hábitos, como llevar el cinturón de seguridad puesto: el 87,4 por ciento afirma que lleva el cinturón de seguridad en el coche en todos los casos.

La encuesta se ha presentado hoy por la Asociación Empresarial del Seguro (UNESPA) y revela que conforme el niño se hace mayor, sus impresiones van cambiando y se vuelve “más crítico”.

Tanto es así que hasta los 12 años, el 61 por ciento calificaron a su padre como excelente conductor, y a su madre con un 51,2 por ciento. Sin embargo, en el tramo de edad de entre los 13 y 15 años ambos porcentajes descienden hasta el 40,3 por ciento para el padre y hasta el 32,8 por ciento para la madre.

Los menores también tienen propuestas para reducir la siniestralidad y mejorar la seguridad vial: el 33,3 por ciento piensa que habría que reducir los límites de velocidad; el 29,5 por ciento, enseñar a conducir mejor; el 22,1 por ciento, poner más policías; y el 12,9 por ciento, poner más multas.

Más sobre: