México vuelve a la normalidad: los centros comerciales abren, los niños vuelven al colegio y ya no se cancelan bodas

Dos semanas después de la crisis sanitaria, el país recobra su actividad

Han pasado ya dos semanas desde que saltaran las alarmas por la existencia del virus H1N1 (gripe A) y México, el país más afectado por la epidemia, regresa poco a poco a la normalidad. Un virus que se ha cobrado ya la vida de 42 personas en el país, y ha infectado a 1.658 personas en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Millones de ciudadanos retoman hoy sus actividades, aunque el país tardará en recuperar su ritmo. El Comité Científico de Vigilancia Epidemiológica y Sanitario de la capital rebajó ayer de naranja a amarillo el nivel de alerta, lo que significa que las restricciones para evitar la propagación del virus ya no son tan severas. Tras dos semanas de un estricto control sanitario, y con la situación más controlada, restaurantes, cines, teatros y estadios han reabierto sus puertas al público.

“La gente estuvo primero con una psicosis tremenda, pero ahora que han disminuido los contagios, estamos todos más relajados”, nos cuenta desde la capital Paulina Rivera, de ¡HOLA! México.

Tras la rápida propagación de la enfermedad, el paisaje de la capital mexicana cambió bruscamente en cuestión de horas. Durante una semana estuvieron todos los centros comerciales cerrados, así como los cines, gimnasios, tiendas, misas, parques, escuelas… ¡incluso se cancelaron las bodas!.

Ahora, las ciudades comienzan a recobrar una imagen de normalidad, y los estudiantes han regresado a las aulas. Por ahora solo lo han hecho los alumnos de bachillerato y los universitarios, pero este lunes, los más pequeños también podrán regresar a la escuela.

Eso sí, el secretario de Salud del Distrito Federal, Armando Ahued, ha querido recordar que el riesgo de contraer la enfermedad aún se mantiene, por lo que la bajada del nivel de alerta no exime de tomar precauciones higiénicas.

De una situación de pánico a cierta tranquilidad
Desde que saltara la noticia del virus, los mexicanos han vivido entre la confusión y el temor, aunque poco a poco, la alarma social también va menguando. El pasado 24 de abril, millones de ciudadanos amanecieron con las noticias y telediarios, que dedicaban todo su espacio únicamente a informar sobre un virus al que llamaban “Influenza Porcina”.

Para los ciudadanos, la primera semana fue una semana de mucho miedo, mucha incertidumbre y con temor a que fuera a ser peor.

Desde entonces, y a medida que el virus se extendía, los mexicanos tuvieron que tomar medidas preventivas de contagio, como el uso de mascarillas y jabones antibacterianos, que muy pronto se agotaron en las farmacias. De ahí a la recomendación de permanecer en casa, y el temor entre la ciudadanía se extendió rápidamente.

Hoy los restaurantes permanecen abiertos, lo que da una imagen de cierta normalidad, aunque han de mantener ciertas restricciones. Solamente podrán funcionar al 50 por ciento de su capacidad, para evitar aglomeraciones, y deben atender a unas rigurosas medidas de higiene.

El sector turístico, volcado con la crisis sanitaria
El Secretario de Turismo, Rodolfo Elizondo Torres, ha explicado a través de un comunicado que si bien es cierto que hasta el momento no se cuenta con cifras exactas sobre el impacto económico en el sector, se han ejecutado una serie de acciones de medición y monitoreo que han permitido obtener información preliminar sobre la ocupación hotelera, cancelaciones de vuelos, cruceros y congresos en los principales destinos, considerando como prioridad el salvaguardar la seguridad del turista que se encuentra o planea visitar el país.

Por su parte, la Cámara de Comercio de Ciudad de México (Canaco) valoró ayer las pérdidas en 50 millones de dólares diarios y constató que el sector más perjudicado ha sido el hotelero.

El Secretario de Turismo añadió que se continuará monitoreando y recabando información de los principales destinos, para mantener al día tanto a los mexicanos como a los turistas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha mantenido su postura de no restringir los viajes internacionales, ni cerrar las fronteras. De igual forma, recomienda no viajar a aquellas personas que presenten cualquier síntoma de gripe y en su caso, que acudan al médico después de regresar de su viaje.

Más sobre

Regístrate para comentar