La percepción de la delgadez en las mujeres europeas cambia según su nacionalidad

Aunque según un estudio las mujeres francesas son las más delgadas, no se ven a sí mismas de esa forma

Francia ostenta la mayor proporción de mujeres por debajo de su peso ideal de toda Europa, según un nuevo estudio, pero tan solo la mitad de ellas cree que está demasiado delgada.

En otros países europeos ocurre, curiosamente, lo contrario: el número de mujeres que se ven a sí mismas seriamente delgadas supera la cifra de las que realmente lo están, según ha publicado el autor del estudio, Thibault de Saint Pol, del Instituto Francés de Estudios Demográficos. Esto ocurre, por ejemplo, en Gran Bretaña, en Portugal y también en España.

En una entrevista, el autor del estudio aseguró que si una persona francesa viajara a los Estados Unidos (que tiene una tasa de obesidad mucho mayor), “probablemente no se sentiría gordo”. También revela una gran diferencia entre cómo los hombres y mujeres perciben la delgadez.

En la Europa occidental, la media de los hombres tiende al “sobrepeso”, excepto en Francia y en Holanda, si se toman los estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por otra parte, solo hay tres países donde las mujeres se acercan a los índices masculinos de sobrepeso: en Gran Bretaña, en Grecia y en Portugal. Y solamente entre los daneses se puede encontrar más sobrepeso entre ellas que entre ellos.

Francia es el único país donde ambos sexos se encuentran principalmente en el segmento "normal" de peso, aunque es el único también en el que un cinco por ciento de las mujeres no llegan al peso que les corresponde.

Una medida universal
El estándar universal para regular las medidas saludables es el Índice de Masa Corporal (IMC), introducido por la OMS. Consiste en dividir el peso de una persona en kilogramos entre la altura en metros.

Un IMC de entre 25 y 30 significa que la persona tiene cierto sobrepeso, mientras que un índice por encima de los 30 indica obesidad. El rango normal oscila entre 18,5 y los 24,0.

La mayor proporción de mujeres excesivamente delgadas en Europa ha recaído tradicionalmente en Francia, pero afortunadamente, se ha ido reduciendo a lo largo de los años. Si en 1981 el porcentaje era de un 8,5 por ciento, en 1992 disminuyó a un 7,8 por ciento, y así hasta un 6,7 por ciento en 2003, según las encuestas nacionales elaboradas cada década que cita AFP. En este mismo periodo de tiempo, la proporción de hombres con peso insuficiente siempre se ha mantenido por debajo del dos por ciento.

Diferencias de percepción entre ellas y ellos
Más allá de las diferencias objetivas, el estudio señala que varones y féminas perciben su exceso o falta de peso de manera diferente. "A los hombres no les gusta cuando su cuerpo es más delgado de lo que debería, pero no encuentran tan problemático el tener algunos kilos de más" ha asegurado de Saint Paul.

Por el contrario, cuando las mujeres están por debajo de su peso saludable "no lo critican. No obstante, cuando cruzan la línea del sobrepeso, lo encuentran inaceptable".

Unas delicadas percepciones que pueden acarrear problemas para la salud y que podrían deberse a la influencia de los símbolos culturales en la sociedad. De Saint Paul ha asegurado que su teoría es que para las mujeres el cuerpo está relacionado con la belleza y que los cánones actuales la refieren a la delgadez. Para los hombres, sin embargo, sostiene que se identifican más con la fuerza y que por ello tienden a querer verse más robustos.

Más sobre

Regístrate para comentar