La crisis devuelve los precios de las casas a niveles del 2006

Los precios de las casas han bajado un 6,8% respecto a los precios del año pasado

El Ministerio de Vivienda ha declarado que los precios de la vivienda libre, han bajado un 6,8% respecto al año pasado. El precio del metro cuadrado medio en España, se sitúa entonces en 1.958,1 euros.

Por comunidades, el descenso de los precios destaca a Castilla-La Mancha (-11,2%) como peor parada, seguida de Madrid (-9,2%) y Aragón, (-8,7%). Con caídas cercanas a la media se sitúan Murcia, (-7,6%); Cantabria, (-7,3%); Canarias, (-7,0%); La Rioja, (-6,7%); Comunidad Valenciana, (-6,6%). Los precios sólo suben en Ceuta y en Melilla.

Por municipios, a partir de 25.000 habitantes, los precios más elevados se presentan en San Sebastián (3.785,2 euros/m2), Barcelona (3.657,3 euros/m2), Getxo (3.614,2 euros/m2), Sant Cugat del Vallés (3.605,7 euros/m2), y Madrid (3.531,8 euros/m2). Por el contrario, los más bajos son los de Hellín (902,1 euros/m2), Valdepeñas (908,3 euros/m2), Tomelloso (947,5 euros/m2), Villarobledo (952,3 euros/m2), y Don Benito (959,7 euros/m2).

En España, estamos especialmente perjudicados por el sector de la construcción y la venta de viviendas. Los pasados años, los precios subían sin ningún criterio, a la vez que se seguía construyendo desenfrenadamente.
A raíz de esto y sumado a la nula concesión de créditos por parte de los bancos, se ha generado que haya casas vacías por todas partes. Aún así, la gente sigue encontrando numerosas dificultades para acceder a la compra de una vivienda.

Esperemos que poco a poco, recuperemos la normalidad en el valor de las cosas. El sector inmobiliario ha experimentado una revalorización del metro cuadrado que no se ha visto en ningún otro sector de nuestra economía. Ni los coches, ni la moda, ni la tecnología, ni los alimentos han tenido tanta subida de precios como el de las casas. En algunos casos, llega a ser insultante lo que se puede pedir por una vivienda.

La semana pasada, la prestigiosa revista The Economist, publicaba un artículo en el que criticaba la falta de costumbre de los españoles para ver fluctuar los precios de las casas, algo normal en otros países de la Unión Europea.

El “boom” inmobiliario parece que ha comenzado a desaparecer, y esperemos que esta vez, sea para siempre.

Más sobre: