El profesor Neira abandona el hospital 256 días después de la brutal agresión que recibió en agosto

Además de salir del hospital, Jesús Neira celebra hoy su cumpleaños rodeado de su familia y amigos más cercanos

En el Hospital Puerta de Hierro de Madrid, tenían preparado una sorpresa para despedir a su paciente más especial. Han pasado 256 días desde que el profesor fuera golpeado por Antonio Puerta por impedir la agresión que  estaba cometiendo contra su novia Violeta Santander.
A las doce y media de esta mañana, Neira abandonaba el hospital, acompañado de su familia y rodeado de amigos íntimos que no querían perderse la oportunidad de felicitar a Jesús, en esta doble celebración. Con una tarta, globos y una orquesta han querido dedicar a Jesús todo el cariño y el apoyo que tiene y sobre todo, que ha tenido todos y cada uno de los 256 días que ha durado su estancia en el hospital.

El portavoz y abogado de la familia, Javier Castro, afirma que aunque reciba el alta hospitalaria, el profesor Neira deberá acudir a rehabilitación a diario, ya que no se encuentra recuperado del todo aún. Además, asegura que le van a quedar secuelas porque ha pasado por “un proceso largo y complicado” que le ha mantenido ocho meses ingresado.

Las principales secuelas que le quedan al profesor son la falta de movilidad de la mano izquierda, ponerse en pie por sí mismo y caminar. Además los problemas internos son bastante graves también. El pulmón derecho le ha quedado dañado.

Todos recordamos las razones por las que Jesús fue ingresado. El tremendo golpe que Antonio Puerta le propició, por la espalda y en la cabeza, en presencia del hijo pequeño de Jesús y que le hizo entrar en coma, produciéndole un derrame cerebral. Aún así, reconoce que lo haría una y mil veces más si se viera en la misma situación. Un carácter que él mismo reconoce que no puede cambiar, que responde a unos principios y una moral muy sólida.

Lamentable fue el comportamiento posterior a la agresión por parte del acusado y de la mujer a la que Jesús defendió. Se paseó por programas de televisión recriminando a Neira que no se tuvo que haber metido en una discusión de pareja e incluso le culpó de lo sucedido por haber participado en la trifulca. A todos nos quedó muy claro que clase de mujer era Violeta Santander.

Mientras, Jesús pasaba los días de verano en coma profundo, divagando entre la vida y la muerte, con el tiempo parado. Inauguró el nuevo Hospital de Puerta de Hierro sin darse ni la menor cuenta y ahora, 256 días después, el profesor vuelve a su casa para hacer lo que más le gusta, escribir y preparar sus próximas clases en la universidad.

Más sobre: