No deshacerse de los residuos domésticos en puntos limpios puede acarrear una multa de hasta 30.000 euros

Reciclar los deshechos no solamente es un deber con el medio ambiente sino con la comunidad

Por la OCU

En todas nuestras ciudades existen los puntos limpios donde tirar nuestros deshechos de una forma ordenada, respetuosa con el medio ambiente y legal. Y es que si abandonamos unos residuos sin seguir las reglas, no solo perjudicamos a nuestro entorno, sino que también pueden llegar a salirnos muy caro. La mayoría de ciudadanos son conscientes de la importancia de reciclar pero no todos conocen las consecuencias de no hacerlo.

El abandono, el vertido y la eliminación incontrolada de los residuos que generamos están prohibidos. Si todos cumplimos con lo que disponen las ordenanzas municipales, será más fácil darles buen fin y proteger el medio. Además nos evitaremos las multas.

La normativa vigente en materia de residuos recoge el principio de que quien contamina, paga. Por eso, los que no cumplen con sus obligaciones tienen que responder administrativa o penalmente. Lo mejor para evitarse problemas es seguir esta serie de consejos:

- Empiece tratando de cambiar sus hábitos: trate de reducir, reutilizar y reciclar lo que utiliza.
- No abandone, vierta o elimine residuos por su cuenta, en lugares no autorizados
- Separe adecuadamente los residuos, entregándolos en os contenedores o puntos de recogida específicos para cada uno de ellos, conforme indiquen las normas municipales.
- Denuncie los hechos perjudiciales para el medio ambiente o para la salud de las personas, con independencia de que el autor sea una empresa o la propia Administración. Si son varios los perjudicados, pueden hacer una reclamación conjunta.
- Infórmese bien de cuáles son las normas que debe cumplir. En a página web http://www.ocu.org/puntos-limpios/, encontrará información muy útil.

Incumplir las normas puede salir muy caro
Los ciudadanos están obligados a adaptarse a los horarios de los puntos limpios. Además, si alguien deja los residuos fuera de lugar (por encontrar las instalaciones cerradas, por ejemplo), podría tener que afrontar una multa de hasta 3.000 euros. Es igualmente importante separar los distintos tipos de deshechos, para facilitar su tratamiento y reciclado. Es un deber respetar en cada entrega los límites en kilos o en unidades, que varían de unas localidades a otras.

En el caso de que hagamos obras en casa, por ejemplo, tampoco podemos abandonar los escombros en la vía pública. Lo más cómodo es solicitar al Ayuntamiento un permiso para ocupar provisionalmente la calle con un saco o contenedor. Esto tiene un coste, pero es una alternativa más cómoda que llevar los escombros hasta el punto limpio. Por poner un ejemplo, en la localidad de Las Rozas (Madrid) el precio es de 40 euros por 15 días, aunque esta cantidad depende del Ayuntamiento de cada municipio. La sanción municipal por el vertido o el abandono de restos de pequeñas obras es una multa que oscila entre los 60 euros y la nada despreciable cantidad de 30.000 euros.

Otro caso es el de los vehículos viejos, que se deben llevar a un desguace. Abandonar el coche en la calle es una sanción considerada muy grave y la multa que acarrea va de los 601,02 a los 30.050,61 euros.

Más sobre: