Después de varios días buscando el cuerpo en el vertedero de Alcalá de Guadaira

El padre de Marta del Castillo desconfía de la versión de los acusados

En una entrevista publicada por El Mundo, Antonio del Castillo afirma que si no aparece el cuerpo de Marta, es porque Miguel no sabe donde está


El padre de Marta del Castillo no se cree ni una palabra de lo que hasta ahora han dicho los acusados del asesinato y desaparición de su hija. Se adelantó a los cambios de versión de Miguel Carcaño cuando dijo que su hija no estaba en el río y que habían mentido. Ahora, Antonio del Castillo afirma que si no aparece el cuerpo de Marta es porque Miguel no sabe donde está. Con esta declaración, Antonio siembra la duda en si Miguel Carcaño encargó a alguna tercera persona que se deshiciera del cuerpo sin vida de la joven. “Primero nos mandó a todos a buscar al río y, cuando se iba a levantar la búsqueda, la chica de Camas dice que él le dijo que lo tiró allí. Y cuando dicen que paran de buscar en el río, Miguel nos manda al vertedero", recordó ayer el padre de Marta.

Puede ser que, en realidad, Miguel no sepa dónde está y que tenga miedo a decir qué es lo que ha hecho. Si no aparece en el vertedero, es porque él no sabe dónde está. Podría haber encargado el trabajo a alguien", declaró Antonio en la entrevista publicada por el diario.

Antonio dice no querer señalar a nadie pero no oculta su duda respecto al padrastro de la actual novia de Miguel, que trabajó en una planta incineradora de residuos sanitarios aunque afirma que la policía sabe ese dato y que ha sido investigado.

La duda de la familia de Marta ante la reconstrucción de los hechos de esta segunda versión, se hace fuerte al pensar en la forma en la que se deshicieron del cadáver. Según declaró Miguel ante el juez de instrucción nº 4 de Sevilla, todo ocurrió entre las 20:30 y 22:50 que es cuado llegó a casa de su novia en Camas. En esa franja de tiempo, Miguel y “el cuco” violaron y asesinaron a Marta en el piso de Miguel en la calle León XIII de Sevilla. Después, la introdujeron en dos bolsas grandes de basura y ayudados por la silla de ruedas de la madre de Miguel, bajaron a la calle y anduvieron hasta la esquina para introducir a Marta en el contenedor de basuras. A la hora en la que se produjeron los hechos, es raro que no hubiera nadie en la calle y viera lo sucedido. Además, el contenedor donde introdujeron el cuerpo no se abría completamente con lo que hubiera sido francamente difícil levantar el cuerpo sin vida de Marta e introducirlo por una rendija por donde se tira la basura entre Miguel y “el cuco”.

"A mí me es más lógico coger un coche y llevar el cadáver del portal al vehículo; eso es más creíble que andarse toda la calle con la silla de ruedas, porque resultaría muy sospechoso", dijo Antonio del Castillo.
Posteriormente recordó que la noche en que desapareció su hija acudió al piso de Miguel: "Serían las doce y media o la una menos cuarto de la noche; me asomé por la ventana, porque es un bajo, pero estaban las luces apagadas".
Sea cual sea el desenlace final, la familia de Marta lleva dos meses sin saber cómo mataron a su hija y sin saber donde está.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más