Condenan al Monstruo de Amstetten a cadena perpetua en un psiquiátrico

Un jurado popular lo ha declarado culpable, de forma unánime, por los cargos de asesinato por omisión de socorro, esclavitud, violación, cohecho grave, privación de libertad e incesto

Josef Fritzl pasará el resto de su vida en un psiquiátrico. El llamado Monstruo de Amstetten ha sido condenado a cadena perpetua por el tribunal que lo juzga, tras ser considerado culpable de los cargos de asesinato por omisión de socorro, esclavitud, violación, cohecho grave, privación de libertad e incesto por un jurado popular. Tras oir la sentencia -que ya es firme-, el juez le ha preguntado si la entendía y aceptaba, a lo que Fritzl contestaba, sin vacilar, afirmativamente.

El Monstruo de Amstetten será internado en un centro de reclusión para criminales con trastornos psíquicos de Mittesteig, "Fue muy difícil defenderle", declaraba  Rudolf Mayer, su abogado, a la salida del juzgado. "Evidentemente es un perturbado y la sentencia es lógica", añadía el letrado.

Por su parte, el acusado entraba esta mañana, a cara descubierta y custodiado por una decena de policías,  a la sala de la Audiencia Provincial de la ciudad de Sankt Pölten. Pocas han sido las palabras pronunciadas por el encausado, que ha resumido su situación diciendo: "Ya no puedo hacer nada para arreglarlo. Sólo puedo aminorar los daños. Y siento, de corazón, lo que le ha ocurrido a mi familia".

No obstante, Fritzl podría ver reducida su condena a tan sólo 15 años, si tres magistrados se pusieran de acuerdo después de haberle realizado la pertinente evaluación psiquiátrica. Si esto sucediera, se truncaría, de nuevo, el sueño de su hija Elisabeth -a quien mantuvo secuestrada y violó durante 24 años- quien ha manifestado en varias ocasiones que su padre debería ser responsable "de sus actos hasta el día de su muerte".

Mientras tanto, los psicoterapeutas siguen atendiendo a diario a la 'otra' familia del Monstruo de Amstetten, es decir, a Elisabeth Fritzl y  a los siete hijos que tuvo, fruto de los abusos de su padre. Los especialistas están intentando por todos los medios que puedan llegar a vivir una existencia normal y alejada de los horribles recuerdos de su vida en el zulo que se convirtió durante más de dos décadas en su particular prisión.

Más sobre

Regístrate para comentar