Un finlandés llamado Jerry Jalava se implanta una memoria USB en el dedo

Todo empezó por un accidente de moto en el que perdió el anular izquierdo

Jerry Jalava es un joven programador de software finlandés que puede presumir de ser el único programador informático que tiene por dedo una memoria USB.

Según publica El Mundo, todo empezó por un accidente de moto. Jerry chocó con su moto recién estrenada contra un ciervo que cruzaba la carretera que separa Helsinki de Riihimäki. Al caer, su mano sufrió la peor parte del incidente. Fue trasladado al hospital para que le intervinieran de urgencia pero los médicos no pudieron hacer nada para salvarle el dedo anular izquierdo.

Tras la operación, Jerry acudió al hospital para que le hicieran una prótesis del dedo y el equipo médico le ofreció integrarle un lápiz USB con memoria de 2 Gigas en lugar del dedo. Jerry aceptó encantado. De hecho, el lápiz puede desmontarse y ya piensa en fabricarse distintos objetos dependiendo las necesidades que le vayan surgiendo. 

La noticia ha saltado a la luz porque el pasado domingo Jerry estaba visitando una página en Internet dedicada a mostrar los últimos inventos, diseño, moda y arquitectura.
En la página, observó un fotomontaje futurista del diseñador Alberto Villareal en el que mostraba un dedo biónico que acababa en lápiz USB. El fotomontaje pretendía unir la tecnología futurista con el ser humano y mostraba que pronto, en un futuro no muy lejano, podríamos ver a seres humanos con este tipo de avances..

Al ver la página, envió un comentario en el que decía “En realidad, yo ya tengo un dedo-USB”. Además mandó varias fotografías para demostrarlo. La página que visitaba es http://www.zanicdesign.com/ , donde es posible comprobar que el futuro ya está aquí

En declaraciones a la agencia EFE, Jerry ha afirmado: "Cuando la moto se detuvo, me levanté y me quité el casco y los guantes. Cuando intenté sacar los cigarrillos del bolsillo, me di cuenta de que me faltaba medio dedo".
Después del tratamiento recibido y de lo práctico que le resulta su nuevo anular, dice que se trata de un implante con un lápiz de memoria USB dentro. "Cuando tengo que usar el USB, simplemente dejo mi dedo en la ranura y cuando termino lo recojo”, explica.

Esto sería imposible hace tan sólo 10 años. Desde luego que lo que nos queda por ver será, por lo menos, sorprendente.


Más sobre

Regístrate para comentar