La novia del presunto asesino de Marta del Castillo asegura ahora que Miguel le confesó el crimen

El hermanastro y los dos amigos de Miguel Carcaño implicados en el asesinato también han cambiado su versión de los hechos

El caso del asesinato de Marta del Castillo ha dado una nueva vuelta de tuerca después de que los implicados declararan ante el juez Francisco de Asís Molina, ya que, más que arrojar luz, han causado mayor confusión. Por si fuera poco, la novia de Miguel Carcaño, asesino confeso de la joven sevillana, declaró el pasado lunes a la policía que cuando Miguel regresó a su casa, después de supuestamente cometer el crimen, le contó que había acabado con la vida de Marta y que había arrojado su cuerpo al Guadalquivir con ayuda de sus amigos Samuel y “El Cuco”, según han confirmado fuentes de la investigación.

Esta declaración se produjo cuando los agentes la llamaron a la joven, de 14 años, y a su familia para reconstruir lo que ocurrió la noche del pasado 24 de enero y después de mantener durante un mes y medio que desconocía los hechos.

El Cuco y Samuel B.P. cambian su declaración
Después de buscar durante más de veinte días el cadáver de Marta desde el Puente de Camas, - donde presuntamente la arrojaron ya fallecida -, hasta la desembocadura del Guadalquivir en Huelva, la policía y la familia del Castillo barajan nuevas hipótesis sobre lo que sucedió el pasado 24 de Enero, después del terrible crimen.

Durante cuarenta minutos, el menor de edad Javier G., alias “El Cuco”, declaró ayer ante el juez que todo lo dicho anteriormente era mentira. De hecho, afirmó que estuvo haciendo “botellón” con unos amigos en un parque y ha desmentido explícitamente haber estado en el piso de la calle León XIII de Sevilla, donde murió la joven, y haber colaborado en tirar el cuerpo al Guadalquivir. Ha dicho también que todo lo que declaró con anterioridad, lo hizo bajo coacciones y amenazas por parte de la policía contra él mismo y su familia. Hasta ahora, el menor había declarado que la noche del crimen estuvo en el piso y que trasladó el cuerpo junto con Samuel y con el hermanastro mayor de Miguel.

Por su parte, Samuel B.P. niega cualquier tipo de relación con el asesinato, aunque en, al igual que "El Cuco", en su primera declaración afirmó haber estado en el piso de la calle León XIII y haber ayudado a Miguel a deshacerse del cadáver.

Miguel Carcaño mantiene haber asesinado a Marta
Ante el juez de instrucción nº 4 de Sevilla también volvió a declarar el presunto asesino Miguel Carcaño. Él sí ha mantenido su declaración inicial. Reconoce haber golpeado a Marta con un cenicero en una discusión y después haber llamado a sus amigos Samuel y Javier para sacar juntos el cuerpo de Marta del piso. Acto seguido, lo metieron en el coche de la madre del menor y fueron hasta el puente del río Guadalquivir para deshacerse del cadáver.

Miguel ha ratificado que su hermanastro Javier, de 40 años de edad, no estuvo en ningún momento en el piso la noche de la muerte. Así lo confirmó también Rosa, ex mujer del hermanastro de Miguel, que afirmó que Javier estuvo en su casa de la calle Tharsis de Sevilla, entre las 21.05 y las 23.30, en compañía de ella y de la hija de ambos. Aunque en las primeras declaraciones, los imputados aseguraron que estuvo en el piso y que se encargó de limpiar la sangre.

Nuevas pruebas e hipótesis
Mientras tanto, el padre de Marta, Antonio del Castillo, sigue convencido que los cuatro implicados en el caso se inventaron esta historia durante el periodo de tiempo transcurrido desde el asesinato hasta que les detuvieron y que el cuerpo de su hija no se encuentra en las aguas del Guadalquivir.

La Policía Nacional ha confirmado que en el coche de la madre de “El Cuco” han aparecido fibras de la manta en la que supuestamente envolvieron el cuerpo de Marta y también han encontrado ADN del menor en la habitación de la casa de Miguel, en la que declaró haber matado a la joven. Sin embargo, dicen que no hay restos de ADN de Samuel en dicho apartamento.

Una hipótesis que baraja la policía es que Miguel salió de Camas para arrojar el cadáver de Marta de madrugada y que los cuatro coincidieron en la casa de la calle León XII. Creen que el asesino confeso de Marta fingió acostarse en la casa de su novia para luego deshacerse del cadáver en unión con los otros implicados.

Hasta el momento, el sumario acumula ya más de 1.800 folios y diez tomos de actuaciones que seguirán ampliándose hasta que el juez instructor del caso, Francisco de Asís Molina, termine de tomar declaración a todos los implicados. Mientras tanto, el cuerpo de Marta sigue sin encontrarse.

Más sobre: