El Día de la Mujer Trabajadora 2009 recuerda los retos y las dificultades de las profesionales en el contexto de la crisis

Las mujeres lideran los nuevos puestos de trabajo pero cobran un 35% menos que los hombres y siguen copando las tasas del paro

En vísperas del Día de la Mujer Trabajadora (que se celebra hoy), se ha puesto de manifiesto la situación de las profesionales en España. ¿Cómo valoran su situación laboral? La mayoría de las mujeres que trabajan cree que lo más valioso de un empleo es que sea "seguro" y "estable", mientras que en, el otro extremo, la minoría cree que lo más importante de un puesto es el prestigio social que le aporte, según la encuesta que la empresa de Recursos Humanos Alta Gestión.

Así, la encuesta realizada se realizó a unas 600 mujeres trabajadoras, para conocer qué prefieren que les aporte un empleo, y el 28 por ciento valoró por encima de todo la estabilidad y la seguridad que le ofrezca el trabajo, mientras que tan solo un 2 por ciento se marca como primera meta el prestigio que le pueda ofrecer.

Las respuestas de la encuesta resultan muy reveladoras de las preocupaciones de las mujeres, ya que el 24 por ciento dijo que prefiere el trabajo le facilite conciliar la vida laboral y familiar y el 22 por ciento, que le asegure un desarrollo profesional.

Por otra parte, el requisito de ingresos altos se presentó en porcentajes "bastante inferiores", según la encuesta, con un 11 por ciento, al igual que el "buen ambiente laboral", que fue destacado por el 10 por ciento de las encuestadas.

Las mujeres, a la cabeza en los nuevos empleos
Las mujeres ya suponen el 77% de la nueva fuerza laboral. Ellas captaron en 2008 la mayoría de los puestos de trabajo que se crean. Representan casi ocho de cada diez nuevos empleos, de los 660.200 nuevos trabajadores activos del año pasado en España, según un informe sobre el perfil de la mujer trabajadora realizado por la Fundación Adecco.

Asimismo, el estudio señala que en 2008 el número de hombres en paro creció casi el doble que el de mujeres siendo 809.600 nuevos hombres parados (un 92% más que en 2007) y 470.700 mujeres paradas (un 45% más). El mayor número de mujeres empleadas está en Canarias, Murcia y Madrid, mientras que Asturias, Extremadura, Navarra y País Vasco son las regiones con menor número de mujeres en activo.

Menores sueldos que los hombres
Eso sí, a pesar de estos datos sobre la iniciativa laboral de las mujeres, se acaba de conocer que ellas cobran un 35% menos que los hombres. Y otra cifra negativa: la tasa de paro continúa siendo superior entre las féminas. Según datos de 2004, la tasa de paro femenino es de 11,6% frente a los 6,70% en el caso del hombre.

Una de las causas de la diferencia de salarios es la distinta valoración que se aplica a los trabajos realizados por hombres y mujeres, así como al fenómeno de la "segregación ocupacional". Es decir, a la concentración de la mujer en el sector servicios y a la "monopolización" del hombre de sectores como el transporte o la construcción.

Las mayores dificultades que afrontan las mujeres a la hora de integrarse por completo en el terreno laboral están directamente ligadas a la doble carga de trabajo que soporta la mujer, en una sociedad que aún no ha logrado el objetivo de la igualdad ni la conciliación entre la vida familiar y la profesional.

Más vulnerables en los países en vías de desarrollo
Según Ayuda en Acción, más del 60% de los trabajadores familiares no remunerados son mujeres y además, de cada cinco personas que mueren de VIH en el mundo, tres son mujeres. En África subsahariana, las mujeres pasan tantas horas al año trasportando agua para sus hogares como horas pasa trabajando durante un año la totalidad de la población activa de Francia. Y aún hay más; de todas las personas empleadas en el mundo, el 40 % son mujeres, proporción que no ha cambiado durante los últimos 10 años.

Según la FAO, las mujeres producen entre el 60 y el 80% de la comida en los países en vías de desarrollo y, sin embargo, sólo poseen el 1% de la tierra. Cuando a una mujer se le niega el derecho a tener tierra, se le está negando también el derecho a comprar semillas, a participar en las granjas, en las cooperativas y en las decisiones de sus comunidades.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más