La crisis agudiza el ingenio de los hosteleros, que ofrecen menús 'anti-crisis' a un euro, por la voluntad e incluso gratis

Desde hace unos meses restaurantes y bares han multiplicado las iniciativas para atraer a la clientela y ofrecer precios más que razonables

Ayer a mediodía la Taberna Bocatín, en Moncloa (Madrid) estaba a rebosar. El menú del día: dos bocatines --a elegir entre los más de cien de la carta, sin excepciones--, acompañados de patatas fritas y un refresco o cerveza, completamente gratis. Eso sí, únicamente para aquellos que acreditaran estar registrados en las listas de desempleados del INEM.

Se trata de uno de los ejemplos de los menús “anti-crisis”, que están popularizándose por restaurantes de todo el país. La idea parte de las altas tasas de paro que España está registrando en los últimos meses. Desde ayer, y durante todos los miércoles del mes de marzo, las personas en paro pueden acogerse a esta oferta en cualquier establecimiento de la franquicia. Todo un éxito, ya que unas 50 personas disfrutaron ayer del económico menú.

"Algunos se notaba que les daba apuro decir que estaban en paro, y la verdad es que da mucha pena, porque hay personad que ni te imaginas que puedan estar sin trabajo", explicó a agencias Encarna García, encargada de la 'Taberna Bocatín' de Moncloa. El perfil de los que acudieron era el de adultos de entre 40 y 50 años, preferentemente mujeres.

Esta es la última medida contra la crisis que lleva adoptando el sector hostelero desde que comenzara la mala racha económica, pero no la única. A lo largo de todo el país se han ido conociendo numerosas iniciativas para animar a los clientes a comer fuera de casa, y también, para darles un respiro.

La moda de los menús “anti-crisis” se extiende por España
Parece cierto que los tiempos de crisis son también los tiempos del ingenio. El menú “anti-crisis” es asequible para los clientes y atrae a más comensales a los restaurantes, algo bueno para ambas partes. Uno de estos casos es el del propietario del bar Morryssom de Barcelona, Pedro Sausor, que ofreció 500 menús a un euro durante un día. Incluía un primero y un segundo plato, pan, bebida y postre. Otro éxito: acudieron cuatro veces más clientes a comer.

Por su parte, la sidrería Darío’s de Gijón comenzó a ofrecer en octubre los menús del jueves al precio se un simbólico euro. Compuesto por una sopa de marisco, costillas con arroz y pollo o anchoas con ensalada, además de pan, bebida y postre, fue nuevamente un éxito. Cerca de 200 personas aprovecharon la oferta de este restaurante de 49 plazas.

La sidrería intenta así ganar clientela en un momento en que se notan los efectos de la crisis económica. “No gano, pero tampoco pierdo”, declaró a los medios Emilia Jiménez, la propietaria, que aseguró que los ingresos del fin de semana compensan las pérdidas del jueves.

Más ejemplos: en esta caso en Vitoria. Marcela Bermúdez, la encargada del restaurante Antiguo Felipe, se ha sumado también al menú completo por un euro, harta de las "malísimas" ventas de los últimos meses. “Era evidente que a ese ritmo no podríamos mantener abierto el restaurante”, comentaba a la prensa local. Y el menú “anti-crisis” pareció la solución. Otro éxito más: en tan solo un día, 300 personas aguardaron su turno en este restaurante con capacidad para 60.

Vamos ahora hasta Paterna (Valencia). El restaurante Leo, situado un polígono industrial, también ha decidido tomar medidas para paliar la crisis económica. Se ha convertido en el primer establecimiento de la zona donde cada plato o bebida cuesta un euro.

Pero sin duda, una de las iniciativas más llamativas es la de Santiago Gómez, un argentino que regenta A Dios pongo por testigo, un restaurante de Valladolid. Su oferta es la más agresiva hasta el momento: cobra al cliente lo que éste quiera pagar. Un menú, por la voluntad. "Habrá quien te dé un euro, pero allá él con su conciencia", declaró Gómez a los medios.

Como se puede ver, esta iniciativa ha creado escuela en nuestro país y son muchos los hosteleros que intentan reflotar sus negocios de esta manera.

Comer a precio de caña o refresco
Además, existen otras alternativas económicas para comer fuera de casa prácticamente gratis, al precio de un par de cañas. ¿Cómo es posible? Gracias a la generosidad de muchos bares de tapas. Locales siempre abarrotados en los que los aperitivos que se ofrecen con una bebida son un abundante plato de paella, pescaíto frito, patatas bravas o bocadillos. Aquí hemos seleccionado una lista de los más exitosos de Madrid:

1. Sidrería El Tigre (C/ Infantas, 30): en pleno centro de Madrid, en el barrio de Chueca, siempre está a rebosar y no es para menos. Con cada refresco o caña, uno sale “alimentado” del local: tortilla de patatas, platos de paella, patatas bravas o croquetas.
2. Casa Pepe (Celanova, 19), ofrece con cada caña unas muy buenas y abundantes alitas de pollo, e incluso carne guisada.
3. Lus Enemigus. (Ezequiel Solana, 115), lleno siempre de estudiantes universitarios, da con cada bebida raciones de albóndigas, salchichas o patatas bravas.
3. El Boñar de León (Cruz Verde, 16), otra de las opciones para comer a precio de caña: se sirven gratis platos de paella, de garbanzos, de espaguetis o raciones de patatas.

Más sobre

Regístrate para comentar