Un nuevo icono de la crisis inmobiliaria: una familia estadounidense subasta su 'casa-cueva' por no poder pagar la hipoteca

La familia Sleeper subasta su atípica vivienda y rompe el estereotipo del embargado: son blancos, emprendedores y de clase media

En la pequeña localidad de Festus (Missouri, Estados Unidos), hay una atípica familia que vive en una “casa-cueva”. Curt Sleeper, su mujer Deborah y sus tres hijos forman desde hace cinco años un hogar poco convencional. Soñaban con vivir en una cueva (remodelada, eso sí), y lograron su objetivo. Incluso, el menor de sus hijos, un bebé de apenas unos meses, nació en la cueva. Sin embargo, dentro de 90 días podrían dejar su bohemia vivienda por no poder hacer frente a los pagos.

Hace una semana, y agobiados por su situación económica, colgaron un anuncio en el portal de subastas eBay ofreciendo su peculiar casa al mejor postor. La idea era vivir allí por el resto de su vida, pero no ha sido posible. Cuando los estadounidenses pensaban haberlo leído todo estafas, deudas e hipotecas, esta historia ha saltado a la prensa, convirtiendo a la familia Sleeper en el último icono de la crisis económica.

Una familia que rompe los estereotipos
Este caso ha llamado la atención de los estadounidenses no solo por lo curioso de la vivienda, sino también porque los Sleeper no se ajustan al prototipo de personas que se enfrentan a embargos como consecuencia del descalabro de la economía. Son blancos, emprendedores y hasta ahora, con una situación económica estable. Una imagen lejana al estereotipo del “embargado”: marginal y sin recursos.

Por esto, todos los medios de comunicación a lo largo de todo el país se han hecho eco de la historia, y le han dedicado portadas y reportajes, convirtiendo a los Sleeper en la última imagen que deja la crisis.

Una “cueva moderna”
En 2004, Curt y Deborah, aventureros y con muchos planes de futuro, vieron un anuncio en el famoso portal de subastas que les llamó la atención: se vendía una antigua mina. Era precisamente lo que buscaban, así que cerraron la compra por 160.000 dólares e invirtieron otros 150.000 en las reformas para habitarla.

Actualmente, es una auténtica casa, con tres plantas, tres habitaciones, mucha luminosidad, espacios muy amplios e incluso una sala de fiestas. Cuenta además, con todo lo necesario para vivir en ella: acristalamiento, muebles, electricidad, calefacción y agua corriente. Además, la propiedad cuenta con tres manantiales de agua. No en vano, la cueva cuenta con 1.350 metros cuadrados de superficie. Vamos, todo un ecosistema a medida.

Otro dato de lo más curioso es que antes, la cueva se había utilizado como sala de conciertos y allí actuaron artistas de la talla de Bob Seger, Ike o Tina Turner, según cuentan los Sleeper en su anuncio.

Más de tres millones de viviendas embargadas
La noticia ha acaparado numerosos titulares en la prensa del país, y el propio Sleeper asegura que pretende no tener que desprenderse de su casa, pero que si no reúne el dinero necesario para pagar la hipoteca en un plazo de 90 días, la perderá. La noticia ha despertado el interés de muchos, que han consultado el anuncio en Internet, pero no hay todavía ningún postor firme. El precio de salida son 300.000 dólares.

La situación inmobiliaria del país se encuentra en un estado muy crítico, ya que el número de embargos aumentó un 121 por ciento el año pasado. Las últimas cifras aseguran que ya ha habido 3,15 millones de “embargados”. Solo en el mes de diciembre se llevaron a cabo 303.410 embargos, según los datos que publica U.S. Foreclosure Market.

Más sobre

Regístrate para comentar