Little Miss Perfect

Polémica en Estados Unidos por un 'reality' que es un concurso de belleza infantil

En Estados Unidos, la audiencia de los famosos “realities” se ha desmarcado con la idea de hacer un concurso de belleza infantil en formato “reality show”. El programa se llama “Little Miss Perfect”.

Aquí, las pequeñas misses podrán vivir la experiencia de vivir como una modelo adulta: pasar grandes horas en las salas de maquillaje, aprender a posar, andar con tacones, dibujar una sonrisa perfecta y muchas cosas más. La trama de la serie se centra en dos familias y en los esfuerzos que conllevan vivir al lado de una superestrella de la pasarela. En la cadena americana We Tv, se puede disfrutar ya de este programa que está generando tanta polémica por todo el mundo.

No es para menos la verdad. En la Navidad de 1996 tuvo lugar un hecho trágico relacionado con el mundo de los concursos de belleza infantiles, algo que en Estados Unidos ha tenido éxito desde los años 60. Jon Benet Ramsey, una niña de seis años de edad, fue encontrada asesinada en el sótano de su inmensa mansión. La pequeña, era hija de un empresario informático de mucho éxito de Colorado y de una ex miss de Virginia (concretamente del concurso de 1977). El caso, estuvo rodeado de incógnitas porque no se encontraron pruebas suficientes para atrapar al asesino. La niña, estaba moldeada a imagen y semejanza de su madre, que la enseñó a comportarse y actuar como lo haría una modelo profesional. Sabía maquillarse, peinarse, vestirse, posar, caminar como lo hacen las modelos adultas, cantar, bailar. Tenía seis años.

El caso fue estremecedor pero ni mucho menos detuvo la industria de los concursos de belleza infantiles.

En Estados Unidos, los concursos de belleza infantiles cuentan con un éxito enorme. Los tienen de todas las categorías y por supuesto, algunos son a nivel nacional. De hecho, las grandes empresas de publicidad mandan a sus caza-talentos a estos concursos para lograr encontrar la imagen que de cara al futuro, representará a las multinacionales. Las categorías Baby Queen (niños menores de un año), Tiny Queen (para niños entre 1 y tres años), Baby Queen (para niños entre 4 y seis años). Luego pasan a las categorías superiores hechas ya unas profesionales en el mundo de la pasarela.

Nos lo relataron en la película “Little Miss Sunshine”, donde la familia “Hoover” acompañaba en caravana cruzando el país al miembro más pequeño de su familia para presentarse al concurso de belleza Little Miss Sunshine. La película fue ganadora de dos oscar y nos acerca a la realidad de estos concursos infantiles.

Polémica o no, esta industria se ha ganado un grandísimo número de detractores en Estados Unidos.
Se ha demostrado que las niñas que participaban en estos concursos, una vez entradas en la madurez, desarrollaban problemas psicológicos. Con cinco años, Charlotte Carr ya era una reina infantil con 119 premios a sus espaldas. Hoy en día, Charlotte vive en Utah y asegura que no se atreve ni a usar el maquillaje. La psicóloga Lucia Gilbert reconoce que “Los padres son muchas veces los que intentan prolongar sus deseos a través de sus hijos”.

Mientras tanto, el programa de televisión ha emitido tres episodios. En el primero, se enfrentaron dos niñas, de nueve y ocho años de edad por representar a Orlando en el certamen. El segundo episodio enfrentaba a otras dos niñas, esta vez de cinco y de seis años de edad y donde se puede comprobar la competitividad por parte de las madres de las niñas intentando obtener la victoria de sus pequeñas.

En la página web de la cadena de televisión, han abierto un foro para opinar sobre el programa y sus episodios. Precisamente es aquí donde los críticos con la naturaleza del programa y los que lo apoyan, discuten sobre si es o no es positiva la existencia de este “reality show” y lo que pueda repercutir en la vida de las pequeñas estrellas. La polémica está servida.

Más sobre: