Nadya Suleman teme no poder llevarse a casa a sus octillizos porque no tiene medios para cuidarlos

Los responsables del centro médico están preocupados por la capacidad de Suleman para mantener a los bebés / La prolífica madre continúa su periplo por las televisiones

La historia de los octillizos que nacieron el pasado 26 de enero en California sigue dando que hablar. Nadya Suleman, la madre de los bebés (y de otros seis niños más) ha realizado un auténtico peregrinaje por las televisiones estadounidenses contando su experiencia, e intentando recaudar fondos para criar a sus hijos.

La última hora de este insólito caso es que Nadya teme no poder llevarse a casa a sus ocho recién nacidos. Los pequeños continúan ingresados en incubadoras en el Hospital Kaiser Permanente, ya que nacieron muy prematuros. Nadya ha confesado al doctor y presentador televisivo Phil McGraw (y a toda la audiencia del programa) que teme no poder estar a cargo de los niños hasta que pruebe que tiene los medios suficientes para cuidarlos.

La prolífica madre ha creado una gran polémica en su país, cuando se conoció que ya tenía seis hijos, que no tiene pareja y que vive en la casa de tres habitaciones con sus padres.

Sin embargo, ella se defiende asegurando que recibe ayudas del Estado, como cupones canjeables por alimentos y además, la pensión por la invalidez de sus tres hijos mayores, uno de ellos autista.

McGraw ha contado que Nadya lo llamó el martes por la tarde, muy enojada después de hablar con el centro médico. "Lo que ella me dijo es que hasta que tenga unas mejores condiciones de vida, no será posible que le entreguen a sus hijos", según publica el periódico Times. Las autoridades del hospital se encuentran preocupadas por la "capacidad para cuidar a los niños" de Nadya, según este periódico. No obstante, los doctores han declinado hacer comentarios sobre la polémica por motivos de privacidad.

Problemas con la hipoteca
Y es que la joven no gana para sustos. La casa en la que vive es propiedad de su madre, Angela Suleman, y tiene tan solo tres habitaciones. Pero además, puede llegar a perderla, ya que tiene una deuda de 23.000 dólares en la hipoteca, que asciende a 453.750 dólares, según citan diversos medios.

Puede que por esto, Nadya esté alimentando sus excursiones de plató en plató, ya que debe liquidar la deuda en un plazo de tres meses o perderá su casa. Los padres de Nadya se han hecho cargo en todo lo posible del mantenimiento de sus nietos, pero el año pasado tuvieron que declararse en bancarrota, y eso que los octillizos aún estaban de camino.

Los abuelos defienden a sus nietos
Los padres de Nadya Suleman ya han dejado claro en varias ocasiones que no están de acuerdo con la obsesión por la maternidad de su hija. Sin embargo, el abuelo de las criaturas, Ed Doud, acudió al exitoso programa de Oprah Winfrey para pedir que no se culpe a los bebés por las imprudencias de Nadya: “No castiguen a mi hija por lo que ha hecho, ni a los bebés, ya que fueron traídos por Dios".

Ed reconoció ante el público que la decisión de su hija de tener 14 hijos no es responsable: "Yo no soy psicólogo pero tengo dudas sobre su situación mental".

Una ONG de California está dispuesta a ayudar a la numerosa familia y ha calculado que harían falta 12 cuidadores para hacerse cargo de los 14 niños, pero también aseguran que no podrá hacerlo si no reciben donaciones.

Más sobre: