Profesiones de éxito en tiempos de crisis: croupier en Madrid o doncella en el País Vasco

La crisis deja también al descubierto las ocupaciones donde hay oferta de empleo pero no suficientes profesionales

Las cifras del paro se engrosan todos los días, y sin embargo, aunque parezca mentira, hay empleos que no se cubren. Algunos de ellos son de lo más peculiares: en Madrid se busca un croupier, en el País Vasco una doncella y en ambas Castillas hacen falta pastores. Semejante lista de empleos la publica el INEM en su Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura cada tres meses y esta es su primera previsión de 2009.

Así pues, si hay pastores sin rebaño, no deben preocuparse. Se ofrecen puestos en provincias como Albacete, Cuenca, Salamanca, Segovia o Zamora. Además, en Madrid son necesarios esquiladores.

Por otra parte, hay trabajos más urbanitas que también tienen salidas. Por ejemplo, en Madrid, el de croupier. No resulta muy popular y en estos tiempos que corren, parece que el juego tiene muchos adeptos que deciden probar suerte.

Otras profesiones más comunes también tienen salida ahora mismo. Los profesores de idiomas están muy demandados en Madrid, probablemente porque a opción de estudiar una lengua suma puntos en los currículo de muchos aspirantes a puestos de trabajo. También se demandan peluqueros de caballero e incluso reparadores de calefacción, algo muy propio del invierno.

En el Principado de Asturias se ofertan los puestos más variados: desde peluqueros de perros hasta planchistas de cafetería, pizzeros, agentes tributarios, estilistas o reparadores de bicicletas.

Los médicos son muy necesarios ahora mismo en los archipiélagos, tanto en Baleares como en Canarias, así como en Ceuta y Melilla. Especialidades como oncólogos, hematólogos, pediatras y anestesistas tienen una plaza esperándoles en estas zonas.

Uno de los casos más llamativos está en el País Vasco: se ofrece u puesto de ayudante de cámara o doncella, como antiguamente. Una curiosa oferta, al a que se suman otras igualmente peculiares, como empleados de baños o saunas y reparadores de motores de avión y helicópteros.

Cataluña ofrece trabajo en dos ámbitos bien distintos: en la funeraria y en centros de recreo. Por su parte, la Comunidad Valenciana ofrece empleo de guardia de riego y de óptico.

El mar es otro de los que está escaso de personal: prácticamente todos los puestos de la Marina Mercante necesitan más empleados. Una auténtica tripulación, desde el maquinista o el cocinero hasta el marinero de cubierta, el mayordomo o el contramaestre.

Más sobre

Regístrate para comentar