Cuidar el planeta sin renunciar a ir a la última: cómo llevar una vida 'eco'

El diseño y el respeto al medio ambiente son dos valores en alza

Cada día más personas se suman a llevar una vida “eco-friendly”, o lo que es lo mismo, amistosa con la naturaleza. Vivir haciendo que nuestra huella ecológica sea lo más baja posible es una cuestión de conciencia que se ha puesto de moda. Cada día hay más empresas que apuestan por fabricar productos ecológicos, más restaurantes que adoptan esta filosofía y más diseñadores y arquitectos cuyo objetivo es vivir a diario sin perjudicar al planeta, y hacerlo además con estilo.

La llamada “vida de bajo impacto” es más sana, tranquila y barata, y nos hace sentirnos cómodos con el mundo que nos rodea.

Hoteles, casas y moda “eco”
La moda de la ecología ha llegado a todos los ámbitos: a la arquitectura (cada vez se construyen edificios más sostenibles), a la alimentación (muchos apuestan por la comida orgánica frente a los productos envasados), a la moda (en las grandes cadenas de ropa ya se ven etiquetas de tejidos naturales) y, en definitiva, al día a día.

Cada vez más firmas de cosmética se apuntan a la moda ecológica, y esta tendencia está llegando a Europa. Ecología y lujo de la mano. Marcas como L'Occitane y Dr. Hauschka han abierto centros de belleza “eco” en pleno corazón de París, y por su parte Yves Rocher está construyendo en la Bretaña francesa un hotel rural con balneario respetuoso con la naturaleza. Tres ambientes de gran diseño, con un denominador común: todos los materiales son proceden de bosques sostenibles, y además los sistemas de climatización e iluminación que emplean son de bajo consumo. Por supuesto, la gama de cosméticos, totalmente natural.

La moda es otro de los sectores que apuesta por la ecología. Muchas personas deciden ya “teñir de verde” el fondo de sus armarios. Las grandes firmas de ropa son conscientes de ello y poco a poco van incluyendo en sus colecciones prendas respetuosas con la naturaleza. El mejor ejemplo en nuestro país es el del gigante textil gallego Inditex, que está investigando cómo producir ropa lo más ecológica posible. Inditex se suma así a la filosofía ecológica que ya aplican las grandes firmas en sus ropas: Giorgio Armani, por ejemplo, emplea algodón orgánico en su línea de vaqueros. También son “verdes” firmas como Levi´s, Gap, o Nike. También en las pasarelas podemos ver prendas elaboradas ecológicamente.

Y no es necesario salir al extranjero para encontrar ecología y el diseño de la mano. En la localidad marbellí de Ojén se acaba de inaugurar el nuevo Ecohotel Puerto de Ojén, situado en plena Reserva de la Biosfera, para quienes busquen unas vacaciones o un descanso en armonía con la naturaleza y con todas las comodidades, en un edificio completamente ecológico. Aprovecha la energía solar como fuente principal de alimentación.

Pistas para llevar un día a día “eco”
En las ciudades, el ritmo del día a día no permite determinadas cosas, como ir a comprar productos locales al mercado o circular en bicicleta, pero al final es cuestión de decidir si queremos ser “eco” o no. Si queremos, todos podemos vivir “en verde”. Para sumarte al movimiento “verde”, no tienes por qué cambiar de vida, simplemente modificar ciertos hábitos. Desde aquí te proponemos que te sumes a este movimiento y te ofrecemos 10 pistas para vivir “en verde”:

1. Compra productos hechos con papel reciclado para la casa
2. Ahorra agua. Pagarás menos en tu factura y no derrocharás recursos.
3. Conserva energía utilizando ladrones en los enchufes.
4. Cambia tu producto de limpieza habitual por uno respetuoso con el medio ambiente.
5. Apuesta por alimentos de tu ciudad o pueblo y al menos el fin de semana, compra en el mercado.
6. Si puedes, ve a trabajar en transporte público: te evitarás el problema de aparcar y contaminarás menos.
7. Conduce sin agresividad. Un conductor agresivo consume considerablemente más gasolina al año.
8. Reutiliza las botellas.
10. No dejes nunca conectado el cargador del móvil si no lo estás cargando.
11. Imprime solamente los documentos necesarios.

Más sobre

Regístrate para comentar