EE.UU. destapa un nuevo escándalo multimillonario: un 'nuevo Madoff' estafa 6.000 millones de euros

Robert Allen Stanford, un financiero estadounidense, es detenido acusado de un fraude masivo

El mundo financiero estadounidense se tambalea de nuevo tras la detención de Robert Allen Stanford, acusado de estafar más de 6.000 millones de euros. Un nuevo escándalo multimillonario que bien podría llamarse “el segundo caso Madoff” y que ha sentado como un jarro de agua fría sobre la ya debilitada confianza de los inversores estadounidenses.

Stanford vendía certificados de depósitos a sus inversores, prometiéndoles una rentabilidad que de tan alta es “inverosímil”, según la Comisión de Valores de Estados Unidos, la SEC. Tres de las compañías del financiero están ahora en el punto de mira de la justicia estadounidense: Stanford International Bank, Stanford Group Company y Stanford Capital Management.

"Stanford y el círculo íntimo de familiares y amigos que gestionaban los negocios perpetraron un fraude masivo a partir de falsas promesas y datos históricos de rendimientos inventados para cazar inversores", ha asegurado la responsable de supervisión de la SEC, Linda Chatman Thomsen.

Estafa sobre otra estafa
Las propias inversiones de Stanford se vieron salpicadas por el fraude cometido por Bernard Madoff, que estafó más de 50.000 millones de dólares a sus exclusivos clientes de todo el mundo.

Sin embargo, Stanford supuestamente negó a los inversores que el caso Madoff les perjudicaría. La rentabilidad que les prometía era puro humo. La SEC ha afirmado que "esas garantías eran falsas". Si los cargos son ciertos, Stanford decir engañó sistemáticamente a sus preocupados inversores, nerviosos tras destaparse la estafa de Madoff.

Quizá Sanford preveía lo que finalmente ha ocurrido, su detención, ya que en las últimas semanas, habría tratado de retirar unos 200 millones de dólares de sus cuentas. Un buen salvavidas por si las cosas se torcían.

Un supuesto fraude masivo que ha vuelto a sacudir el sistema financiero del país y que está siendo investigado por las autoridades. A solicitud del supervisor, el juez Reed O'Connor cursó la orden para la congelación temporal de los activos de los acusados y designó un administrador para gestionarlos. Habrá que ver a quiénes ha afectado este nuevo y millonario fraude.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más