El padre de Marta del Castillo pide justicia

Dos de los detenidos, Miguel Carcaño y Samuel Benítez han pasado su primera noche en prisión por homicidio y detención ilegal

El padre de Marta habló ayer por primera vez desde que se conociera la trágica noticia, con el programa Espejo Público de Antena 3. Antonio del Castillo quiere que se haga justicia y “que se cambie la Constitución y se instaure la cadena perpetua”. Reconoció que siempre dudaron de Miguel y dijo de él que “es un asaltacunas" y que "no puede estar en la calle, porque estarían en peligro las hijas de muchos ciudadanos que se limitan a trabajar y a cumplir con la ley”. Sobre su supuesto cómplice, Samuel, asegura que nunca sospechó de él: “Se presentó en casa con los amigos de Marta para ayudar con la búsqueda y me acompañó a comisaría a las seis de la mañana” y añade: “Si los cómplices fueran personas normales el caso se hubiera resuelto el mismo día de la desaparición”. Antonio, roto de dolor, también contó que el momento más duro fue tener que contarle a las hermanas de Marta que estaba muerta y criticó la actitud de la madre de la novia de Miguel, ya que cree que si tenía dudas sobre él, debía haber avisado a la policía.

Primera noche en prisión

Miguel Carcaño, asesino confeso de Marta del Castillo, y Samuel Benítez, presunto cómplice han pasado su primera noche en la cárcel después de que el magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Sevilla, Francisco de Asís Molina, dictara una orden de prisión incondicional, comunicada y sin fianza por homicidio y detención ilegal. Se encuentran en celdas separadas y se les ha aplicado el protocolo de prevención de suicidios. Por su parte el tercer detenido, de quince años, al ser menor de edad ha pasado la noche en un centro de internamiento cerrado bajo el cargo de encubrimiento.

Marta pudo llegar al Guadalquivir con vida
En la resolución del juez que instruye el caso se habla de la posibilidad de que Marta no muriera a causa de los golpes que Miguel reconoció que le propinó con un gran cenicero, y que fuera arrojada al río Guadalquivir todavía con vida. En este caso, ambos serían los responsables de su muerte. Pero este punto sólo se podrá aclarar cuando se encuentre el cuerpo de la joven y se le realice la autopsia. Aunque éste no aparezca, el juez les imputa un delito de homicidio y otro de detención ilegal y si se demuestra su culpabilidad, pagarán por ello. Mientras tanto, continúan las labores de búsqueda. 

El hermanastro de Miguel no pasará todavía a disposición judicial 
Después de que el tercer detenido, un menor, de quince años, declarara en la Fiscalía de Menores por su participación en el asesinato, la Policía Nacional detuvo a Francisco Javier Carcaño, hermanastro de Miguel, que ahora se encuentra en dependencias judiciales, pero todavía no pasará a disposición judicial. Al parecer, Francisco Javier, de 39 años y vigilante de seguridad de profesión, se encontraba en casa cuando su hermano agredió a su ex novia, escuchó la pelea y los golpes y después participó supuestamente en la desaparición del cuerpo.

En un principio, dijeron que trasladaron el cuerpo de Marta en una moto, pero, al parecer, lo hicieron en el coche de la familia del menor, que en estos momentos, la policía está volviendo a registrar en busca de restos orgánicos que demuestren que la joven sevillana estuvo en él. Según los investigadores, la trasladaron al coche envuelta en una manta, en la silla de ruedas de la madre de Miguel y Francisco Javier, fallecida hace dos años, y en la que han hallado huellas. Después el menor y Samuel fueron en el coche con Marta hasta el charco de la Pava y Miguel les siguió en la moto, mientras que Francisco Javier podría haberse quedado limpiando el piso para borrar las huellas del crimen.

Más sobre: