Primeras imágenes de Josiah, Makai, Jeremiah, Nariyah, Jonah, Noah, Maliyah e Isaiah: los octillizos de Estados Unidos

Su madre, Nadya Suleman, ha confesado que espera contar con la ayuda de Dios para poder criar a sus catorce hijos

Por fin podemos poner cara a los ocho bebés de los que más se habla en los medios desde hace unas semanas. El programa de la televisión estadounidense NBC News ha hecho pública una composición fotográfica que muestra a Josiah, Makai, Jeremiah, Nariyah, Jonah, Noah, Maliyah e Isaiah, los ocho bebés que vinieron al mundo el pasado 26 de enero en Bellflower (California). Un nacimiento que acaparó la atención de la prensa de todo el mundo, primero por ser considerado “un milagro” pero más tarde por desatar un debate ético y moral sobre las técnicas de reproducción asistida en Estados Unidos al conocerse que su madre está en paro y ya tenía otros seis hijos: dos niñas y cuatro niños con edades comprendidas entre los dos y los siete años.

Nadya Suleman, de 33 años y divorciada, concedió a los pocos días del alumbramiento una entrevista que ha sido emitida este martes por la cadena NBC. En ella, Nadya ha relatado que siempre quiso ser madre y que lo estuvo intentando durante siete años, algo que finalmente consiguió mediante la técnica de la fecundación in vitro. Gracias a ella tuvo, antes de los octillizos, otros seis bebés en cinco embarazos diferentes, uno de ellos de gemelos. Ahora Nadya cree que haber tenido ocho de golpe “ha sido un mensaje de Dios para decirme que ya es suficiente”. “Nunca imaginé que tendría una familia tan grande”, añade. Espera, no obstante, que Dios la ayude para criar a sus catorce hijos, pues afirma que ya antes del último parto tenía dificultades económicas para criar a los seis primeros.

Suleman ha confesado que el doctor Michael Kamrava de la clínica West Coast IVF de Beverly Hills ha sido el médico que le implantó los embriones en cada uno de sus embarazos. “Creo que todos los niños son bendiciones de Dios y asignar a un doctor la decisión de eliminar una vida me parece incomprensible”, confesó Nadya al ser preguntada sobre los motivos que le llevaron a decidir tener los ocho bebés. “Personalmente no me considero una irresponsable”, asegura Nadya. “Todo lo que hago lo hago por mis hijos”. Por su parte, el presidente de la Sociedad Americana de Reproducción Médica, el doctor R. Dale McClure ha declarado que están investigando las circunstancias del embarazo. “Sólo cuando obtengamos y evaluemos esa información seremos capaces de tomar las medidas necesarias”.

Suleman ha confesado que sólo estuvo casada una vez, y que se “dio cuenta de que no estaba realmente enamorada de él, sino de tener hijos”. Su ex marido, Marcos Gutiérrez, un gerente de producción en una empresa de ensaladas, no quiso hacer comentarios y se limitó a decir de su ex mujer que es una buena persona. “Es una gran persona con un gran corazón. Adora a los niños. Eso es todo lo que voy a decir”.

Nadya vive con sus padres la localidad de Whittier, cerca de Los Ángeles. Está divorciada y en paro, pero ha afirmado que piensa cubrir todas las necesidades de sus pequeños. Ha pensado en acabar sus estudios y graduarse como maestra, para más tarde buscar trabajo como consejera. Como dice que esto le tomará un año o dos, mientras tanto su intención es seguir usando préstamos de estudiante, por los que ya debe alrededor de 40.000 euros. Nadya ha confesado que no vive del dinero de los contribuyentes y que ha estado recibiendo en los últimos 18 meses vales de comida por valor de 380 euros no afiliados a las ayudas que ofrece el Gobierno. Además, tres de sus seis primeros hijos reciben un ingreso federal de seguridad complementario por estar discapacitados.

Respondiendo a su madre, que recientemente afirmaba que Nadya será incapaz de hacerse cargo de su nueva familia, ella ha contestado: “¿Qué persona en este planeta es capaz de cuidar por sí misma a catorce hijos sin ayuda de la familia, de los amigos, de la iglesia? Nadie”.

Suleman afronta el pago de lo que seguramente serán miles de euros en gastos médicos, que con toda probabilidad cubran las ayudas de muchos contribuyentes. Sin embargo, como madre soltera y sin ingresos, Suleman es susceptible de recibir altas sumas de dinero de ayuda pública. Lowell Kepke, un portavoz de la oficina de San Francisco de la Seguridad Social de la Administración, ha afirmado que un padre solo sin ingresos le cualifica para recibir al mes hasta 616 euros para cada niño con una condición física o mental con “severas limitaciones funcionales”. Ese dinero se usa para apoyar al mantenimiento de la familia y no se le pediría a Nadya que justificase cómo lo gasta. Si los niños minusválidos de Suleman recibiesen el pago máximo, ella conseguiría casi 2.200 euros al mes en ayuda estatal y federal, incluyendo los vales de comida.

Más sobre: