Mudanza en la Casa Blanca: seis horas para sacar las pertenencias de los Bush y redecorar al gusto de los Obama

Para hacerlo más fácil, distintos operarios empezaron a sacar ayer butacas, sillas y libros de George y Laura Bush.

Bush sale y entra Obama y en la Casa Blanca ocurre lo mismo. George W. Bush y su esposa Laura se despedirán del que ha sido su hogar los últimos cuatro años con las cámaras de televisión retransmitiendo su salida en directo. Los Bush tienen como hora límite las 11:00h (las 17:00h en España. Será entonces cuando el presidente saliente y la primera dama abandonen la Casa Blanca acompañados de Barack Obama, y su mujer, Michelle. Saldrán de la residencia presidencial para dirigirse al Capitolio.


Esta será su salida oficial y ya no volverán al que ha sido su hogar.  A las 17:00h (las 22:00h en nuestro país) llegarán los nuevos inquilinos de la residencia, el presidente Barack Obama, su mujer, Michelle,y sus dos hijas, Malia, de diez años, y Sasha, de siete. Estas seis horas es el tiempo que tiene el personal de la residencia oficial para sacar las pertenencias de los Bush y dejarlo todo tal y como los Obama han pedido. Un tiempo récord para hacer dos mudanzas que necesita un engranaje perfecto del trabajo, las 93 personas que forman el servicio de la Casa Blanca trabajarán con la precisión de una maquinaria suiza.

 
Quizás para hacerlo más fácil, ayer ya se pudo ver a los operarios sacando butacas, sillas y libros propiedad de los Bush aunque será en estas seis horas cuando se lleve a cabo la 'gran operación'. Al mismo tiempo en el que millones de personas de todo el mundo estarán pendientes de la retransmisión en directo de la toma de posesión del 44 º presidente de los Estados Unidos,  trabajarán contrarreloj para conseguir que cuando llegue la familia presidencial la decoración siga las directrices marcadas por Michael Smith, el diseñador de interiores que ha elegido Michelle. Laura Bush enseñó personalmente las dependencias del ala Este - las destinadas a uso de la familia- a Michelle el pasado 10 de noviembre. Estuvieron cerca de dos horas recorriendo las habitaciones y así pudo ver como era la que iba a ser su residencia en dos meses.

Inmediatamente tuvo claro como quería que fuera su nuevo hogar: “Espero dar nuestro propio toque al ala Este y crear espacios para ser vividos donde nuestra propia familia se sienta cómoda, feliz y asentada”. Michelle quiere que Michael Smith dé a la parte no oficial de la residencia una atmósfera agradable y familiar que incorporará nuevas perspectivas de artistas y diseñadores americanos. No en vano, las creaciones de Smith destacan por ser ambientes cosmopolitas, que mezclan muebles clásicos con otros contemporáneos, piezas exclusivas con otras asequibles y transmite un ambiente cálido. Y todo esto estará listo en sólo seis horas.

Los cambios no sólo llegan al ala Este. El ala oeste sufrirá hoy una profunda renovación. Cambio de pintura, moquetas y alfombras en todas las salas y, con especial énfasis, en el despacho oval. Redistribución de los departamentos, cambios de mesas y de cuadros así como de los bustos de presidentes precedentes. No se trata de una medida excepcional a causa de la llegada de Barack Obama, se trata de la norma habitual cada vez que un nuevo Presidente asume el Gobierno de los Estados Unidos.

Más sobre: