Se desata la 'Obamamanía' en todo el mundo

Hoy se celebra en Washington la ceremonia de investidura del nuevo Presidente estadounidense, que se ha convertido en todo un fenómeno mediático y comercial

Si no ha estado perdido en una isla desierta o escondido en el lugar más recóndito del planeta, seguramente no habrá podido evitar escuchar o leer el nombre que más se repite por todas partes estos días: Barack Obama. El presidente electo de Estados Unidos, que hoy asumirá el poder durante una masiva ceremonia en el Capitolio de Washington, no sólo supo conquistar al electorado de su país para ganar las elecciones el pasado 4 de noviembre. Su carisma y su poderoso “mensaje del cambio” le han llevado a convertirse también en todo un fenómeno mediático del que prácticamente nadie ha conseguido escapar.

Su imagen está hoy presente en multitud de lugares, no sólo en Estados Unidos. Así, mientras se prepara con una enorme cautela y minuciosidad la ceremonia de su investidura, miles de personas celebran ya su llegada a la Casa Blanca. Y lo hacen de maneras muy distintas: los hay quienes han acudido a fotografiarse con las figuras de cera que el Museo Madame Tussaud expone en las galerías que tiene repartidas por el mundo. La primera fue desvelada en Washington en febrero del año pasado y otras han sido descubiertas hace apenas unos días en capitales europeas como Ámsterdam, Berlín o Londres. La imagen de Obama en cera también existe en Nueva York y en Las Vegas, y desde hoy estará presente en Hong Kong y en Shangai.

Otros no han podido evitar contagiarse del espíritu comercial de los que hoy explotan la imagen del nuevo Presidente estadounidense y su popular eslogan “Yes we can”, reproduciéndolos en camisetas, chapas, tazas, gorras, muñecos, relojes, sellos, caretas… y en los países más insospechados. En Sofía, la capital búlgara, el busto de Obama ha aparecido en las populares muñecas Matriuskas, típicas de Rusia. En Japón, donde un pueblo que lleva su nombre no ha dudado en sacar provecho de la coincidencia, el producto más vendido han sido las máscaras con su rostro. En Canadá, no dejan de venderse gorras y camisetas que reproducen su cara al más puro estilo “Andy Warhol”. Incluso una cerveza ha sido bautizada con su nombre en Kenya. De México a Rusia, de Australia a Latinoamérica, la ‘Obamamanía’ arrasa en todo el planeta.

En Indonesia, un ciudadano de Yakarta ha captado la atención de los medios por su enorme parecido con el que fuera senador de Illinois. Ilham Anas, un fotógafo de prensa de 34 años, ha prestado su imagen como doble de Obama para un anuncio de televisión de un medicamento contra el ardor de estómago en Filipinas. Aunque no todos aprovechan la popularidad de Obama para sacar beneficios. Uno de sus hermanastros, Mark Ndesandjo, ha llevado con total privacidad su parentesco con el nuevo Presidente y no ha querido explotarlo para promocionar los conciertos benéficos que estos días ofrece en varias ciudades de China para recaudar fondos para niños huérfanos.

Pero, como es lógico, es en su país donde Obama “reina” por encima de cualquier otra cosa. Coincidiendo con su toma de posesión, hoy se pondrá a la venta una edición limitada de relojes con su imagen y con el lema “A time for change” (Un tiempo para el cambio) a un precio de mil dólares (alrededor de 771 euros) cada uno.

Obama, solidario en la víspera de ser Presidente
Mientras se extiende el furor por su persona, Barack Obama dedicaba el día anterior a convertirse en el presidente número 44 de Estados Unidos a realizar varias obras solidarias en Washington y a honrar la memoria de uno de los hombres más influyentes en el movimiento contra el racismo en su país, que ayer hubiera cumplido 80 años: Martin Luther King. Obama comenzó el día dedicado al trabajo comunitario desayunando con 3.000 indigentes para después participar en un acto en homenaje a Luther King y visitar a militares ingresados en el hospital Walter Redd. En la Sasha Bruce House, un albergue para adolescentes sin hogar ubicado a pocos metros del Congreso donde hoy jurará su cargo, Obama se arremangó la camisa para pintar las paredes de uno de los dormitorios junto a Martin Luther King III –el hijo del líder afroamericano asesinado en 1968.

Ya por la noche, Obama asistió a tres cenas en honor a Colin Powell, ex secretario de Estado del aún presidente George W. Bush; al senador John McCain, el rival de Obama en las elecciones presidenciales; y al vicepresidente electo, Joe Biden. Hoy, Barack Obama será el protagonista de un momento histórico: aquel en que, por primera vez en la historia de Estados Unidos, un afroamericano ocupe el Despacho Oval de la Casa Blanca.

Más sobre

Regístrate para comentar