El Banco Central Europeo baja los tipos de interés: es el momento perfecto para renegociar las hipotecas

Por fin llega un alivio para todas las familias que tienen pendiente una hipoteca con su banco y que han visto aumentar la cuota en los últimos meses

Tras meses de incertidumbre económica, por fin hoy conocemos una buena noticia. El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado que baja el precio del dinero, y con él, lo harán las hipotecas. Por ello, ante esta bajada de tipos de interés es muy recomendable acudir a su banco o caja para renegociar las condiciones de la hipoteca o se planteen una subrogación.

El BCE ha decidido bajar de nuevo los tipos oficiales de interés, hasta el 2%. Para que el consumidor pueda beneficiarse de esta bajada es necesario que se traslade de forma rápida al Euribor circunstancia que se produce a menor ritmo del deseado por muchas familias.

Un respiro para quienes tienen una hipoteca
Esta medida supone un importante alivio para todas esas familias que tienen que pagar una hiporteca de su casa, que han visto cómo en los últimos meses su cuota ha aumentado considerablemente.

Por ejemplo, aquellos consumidores que tuvieron que revisar su hipoteca en los meses de noviembre y diciembre de 2008 apenas se van a beneficiar de las bajadas de tipos aprobadas recientemente. Ello se debe, entre otras cosas, a la excesiva lentitud en la bajada del Euribor y a las formalidades ligadas al proceso de revisión de las hipotecas, que han impedido a muchos consumidores beneficiarse de las sucesivas bajadas de tipos del BCE, iniciadas en octubre de 2008. El anticipo en la publicación del euribor a principios de mes beneficiará a aquellos que revisen sus hipotecas a partir de ahora.

En un estudio realizado, la OCU recomienda a estos consumidores que acudan a su banco o caja de ahorros para renegociar las condiciones de su hipoteca mediante una novación. Esta operación tiene unos costes reducidos y permitirá a los consumidores reducir de forma sustancial la cuota a pagar, pero está supeditada a la aceptación de la entidad financiera.
Si la entidad no accede a la novación (algo bastante probable), el consumidor puede optar por la subrogación del crédito, acudiendo a otro banco que le ofrezca mejores condiciones. De esta manera, si su banco actual decide igualar la oferta, firmará una novación con el Euribor actual y, en caso contrario, firmará una subrogación con la nueva entidad, también con el Euribor actual. A pesar de los mayores costes de una subrogación, la diferencia entre el euribor de octubre y el del mes de enero de este año, puede justificar el cambio de hipoteca.

¿Cómo conocer las mejores condiciones?
En la página web de la OCU, además de información sobre los préstamos hipotecarios con mejores condiciones, hay una aplicación informática que permite hacer los cálculos de la viabilidad de la operación.
Sus asesores también pueden informar de cómo proceder para solicitar la novación o subrogación de los créditos hipotecarios en los teléfonos 91 300 91 55 ó 902 888 922.

Un ejemplo de ahorro
Para que se haga una idea del posible ahorro, vea el siguiente ejemplo:
A un consumidor cuya hipoteca se revisara entre el 21 de noviembre de 2008 y el 17 de diciembre de 2008, se le aplicó el Euribor oficial correspondiente al mes de octubre de 2008 (el 5,248). Para una hipoteca media de 135.202 euros a 22 años (datos del INE correspondientes a octubre de 2007 publicados el 7 de enero) que se revisara al Euribor con un diferencial de 0,5, la revisión supuso pagar una cuota de 903,51 euros.
Sin embargo, un consumidor que revisara su hipoteca a partir del 3 de enero de 2009 para una hipoteca con las mismas características, pagaría una cuota de 767,41 €.
Finalmente, de renovarse esta hipoteca en febrero, tomando como referencia el Euribor de enero, que previsiblemente acabará entorno al 2,500 para el mismo crédito la cuota seria de 700,21 €.
La diferencia, más de 200 euros al mes, hace recomendable que los consumidores intenten una novación con su entidad financiera o, en caso de que ésta acceda, se planteen una subrogación: sólo la aplicación del nuevo índice compensa los gastos a pagar por la subrogación en préstamos de revisión anual.

Más sobre: