Gerry McCann, el padre de Maddie, regresa a Portugal para seguir buscando a la pequeña

La familia continúa por su cuenta con las investigaciones de su desaparición

La búsqueda de la pequeña Maddie aún continúa. Madeleine McCann, de cuatro años, desapareció hace ya un año y ocho meses del apartamento donde pasaba unas vacaciones con sus padres y sus hermanos en El Algarve portugués. Desde entonces, miles han sido las informaciones acerca de una desaparición que, hoy por hoy, aún no está resuelta.

Ahora Gerry, el padre de la pequeña, ha regresado a Portugal para continuar con las investigaciones privadas que siguen abiertas. La Justicia portuguesa suspendió la búsqueda de la niña en julio de 2008 y archivó el caso hasta que aparecieran nuevas pruebas o indicios de lo que pudo pasarle a la niña.

Esperanza por encontrarla antes de su cumpleaños
A su llegada ayer al país vecino, Gerry señaló a la prensa que ha regresado “para hablar con mis abogados y desarrollar nuevas estrategias y analizar posibilidades para continuar la búsqueda de Madeleine".

El padre de la pequeña Maddie aseguró a la agencia de noticias Lusa que "existen buenas hipótesis de poder encontrarla viva y con buena salud y por eso deben proseguir las búsquedas". De esta manera, se reunirá con Rogelio Alves, su abogado, para "explorar nuevos pasos que todavía no fueron dados y que podrán marcar diferencias" en la investigación, y si es posible, encontrarla antes de su próximo cumpleaños.

Y es que tanto Gerry como su mujer, Kate, siguen defendiendo que su hija está viva. Así pues, esta es la primera de una "serie de visitas" al país en las que el padre de Maddie espera contar con la ayuda de las autoridades portuguesas y acudirá a la embajada inglesa en Portugal antes de partir de nuevo a Inglaterra, hoy mismo.

Primera visita a Portugal desde que se les declaró sospechosos
Gerry y su esposa, Kate, abandonaron Portugal en septiembre de 2007, dos días después de ser considerados sospechosos oficiales por parte de la policía judicial portuguesa. Los padres de Madeleine fueron exculpados más tarde, ya que no se pudo demostrar la hipótesis de una muerte accidental de la niña a cargo del matrimonio, frente al convencimiento de la familia de que se trató de un secuestro. Según la agencia Lusa, para Gerry McCann “lo importante ahora es olvidar el pasado y seguir buscando a Madeleine”.

La campaña no cesa
Los padres de la niña emprendieron una mediática campaña sin precedentes para buscarla: artistas internacionales, estrellas de fútbol, celebridades e incluso el propio Papa, Benedicto XVI, se solidarizaron con la causa de la desaparición de Maddie. Una controvertida y polémica campaña de publicidad que ha recaudado ya más de un millón de euros y que aún no ha logrado encontrar a la pequeña.

El pasado 21 de diciembre, el matrimonio McCann colgó en su página web un nuevo vídeo en el que aparece Maddie jugando y animando a bailar a sus hermanitos gemelos. La familia invertirá ahora parte de su capital en mantener viva la imagen de la niña en Portugal, por si pudiera ayudar a encontrar nuevas pistas.

Un punto de vista esperanzador que contrasta con el sumario de la investigación, cuyo secreto fue levantado el pasado 5 de agosto y reveló que no existe ninguna prueba concluyente de las circunstancias de la desaparición de Madeleine, a la que se consideraba “probablemente muerta”.

Más sobre: