De la clínica al palacio presidencial

Rachida Dati sale del hospital en el que ha dado a luz a su hija vestida para no perderse el Consejo de Ministros

El alumbramiento tuvo lugar el viernes y la ministra de Justicia francesa ha retomado hoy sus responsabilidades: esta misma mañana ha abandonado el hospital y de allí ha ido al Consejo de ministros

Nunca una baja maternal había sido tan corta como la de la ministra francesa Rachida Dati. La titular de la cartera de Justicia del país vecino ha abandonado esta mañana la clínica privada De La Muette, en París, con su hija en brazos y, lo que es más sorprendente, vestida para ir directa al primer Consejo de ministros del año.
Dati, de 43 años, dio a luz a su primera hija, Fatima-Zohra, el pasado 2 de enero y cinco días después ha abandonado el hospital acompañada de sus familiares ya que en ningún momento ha querido dar a conocer el nombre del padre del bebé.


Lo que resulta curioso es que Dati salía de la clínica impecablemente peinada y con el elegante traje de chaqueta negra que ha llevado a la primera reunión del 2009 presidida por Nicolás Sarkozy en el palacio presidencial. No habían pasado ni horas desde que dejara el hospital y llegaba al Elíseo dispuesta a enfrentarse a sus responsabilidades. Tan sorprendente como su baja maternal ha resultado que su figura está prácticamente recuperada y, además, llevaba altísimos stilettos.

El portavoz gubernamental Luc Chatel ha indicado que Nicolás Sarkozy ha saludado especialmente a la ministra que junto a la secretaria de Estado Rama Yade es uno de los símbolos del gobierno del Presidente en su apertura hacia las minorías. Chatel, por su parte, ha defendido hoy la posición de la Ministra: “Rachida siempre ha dicho que ser mamá es una de las felicidades más grandes aunque en estos momentos ella tiene responsabilidades importantes que quiere continuar ejerciendo, lo que es legítimo”.
La agenda de Dati para el día de hoy no ha concluido en el Consejo, después ha acompañado a su homólogo español, Mariano Fernández Bermejo y el embajador de España en Francia, Francisco Villar, en la sede de la delegación diplomática en París, junto a algunos de los magistrados franceses a quienes el ministro español ha condecorado con la Cruz de Honor de la Orden de San Raimundo de Peñafort .

Más sobre

Regístrate para comentar